Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Felipe VI, un año de reinado marcado por la trasparencia y la discreción

El Rey Felipe VI cumple un año al frente de la jefatura del Estado. Doce meses examinados con lupa en los que el monarca ha hecho gala de su prudencia y ha dado pasos muy significativos como el distanciamiento del matrimonio Urdangarín. No hay ninguna celebración especial para conmemorar el primer aniversario de su proclamación y Don Felipe cumple con normalidad su agenda cuyo acto principal es la entrega de las Órdenes al Mérito Civil.

En la línea de la mesura y fastos medidos que han caracterizado el primer año de reinado de Felipe VI se ha hecho una izada de bandera en la madrileña plaza de Colón sin celebrar ningún acto especial para conmemorar la fecha. Don Felipe simplemente ofrece un almuerzo en el Palacio Real para los principales representantes institucionales.
Previamente ha presidido el acto de imposición de condecoraciones de la Orden del Mérito Civil.
El reinado ha estado caracterizado por la ruptura con el pasado y el trabajo por España. La incertidumbre con la que afrontó la regia herencia es respaldada por más de un 60 por ciento de ciudadanos. No todos monárquicos pero ha nacido una legión de ‘felipistas’, entre los que destacan curiosamente socialistas y votantes de Podemos.
Ha sido este un año de decisiones difíciles como la reciente renovación del ducado de Palma a su hermana la infanta Cristina.
Orden al Mérito Civil
En el acto de este viernes el Rey ha reconocido los trabajos extraordinarios realizados por 38 personas a las que el Gobierno ha decidido premiar con la Orden del Mérito Civil. Entre los premiados, hay médicos dedicados a luchar contra el Ébola, víctimas de ETA, investigadores, inmigrantes, maestros, voluntarios, artesanos y madres trabajadoras, entre otros perfiles.
Todos ellos han recibido de manos de Felipe VI en un acto en el Palacio Real sus condecoraciones, en reconocimiento al servicio relevante que han prestado al Estado, con trabajos extraordinarios, provechosas iniciativas o con constancia ejemplar en el cumplimiento de sus deberes.