Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Toda la oposición menos ERC pide que Puig no siga en Interior en la nueva legislatura

Felipe Puig, consejero de Interior de la Generalitatcuatro.com

Todos los grupos parlamentarios en la oposición menos ERC han pedido que el consejero de Interior, Felip Puig, no continúe al frente del departamento en la próxima legislatura tras haber dado explicaciones incompletas sobre la actuación de los antidisturbios en la huelga general del 14 de noviembre y concretamente en la zona donde una mujer perdió el ojo. Este jueves hemos conocido que Puig presentó hasta en dos ocasiones su dimisión al presidente Mas por estos hechos aunque la misma no le fue admitida.

En su comparecencia tras la reunión a puerta cerrada de los grupos de la Diputación Permanente y la CUP, Oriol Amorós (ERC) ha justificado su posición argumentando que su objetivo es que hayan cambios en la metodología de los antidisturbios y que con la dimisión del comisario responsable, Sergi Pla, ven la posibilidad de "generar cambios".
Desde el PSC, Xavier Sabaté ha considerado que Puig "no puede continuar porque ha deteriorado la imagen de los Mossos" y porque ha permitido que se produzca una pérdida de confianza de la ciudadanía hacia la policía, y tanto PSC, PP como C's han lamentado que el consejero, con las omisiones en sus anteriores intervenciones, demuestra que "no tiene ningún tipo de control" sobre los Mossos d'Esquadra.
La evidencia sobre la ruptura de confianza en la cúpula de los Mossos la ha confirmado en esta comisión el propio Felip Puig al dar a conocer que hasta en dos ocasiones trasladó al presidente de la Generalitat su deseo de dimitir como Consejero de Interior. Una propuesta que Artur Mas rechazó en ambas ocasiones.