Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feijóo: "Galicia actuó como una gran familia tras el golpe más duro de su historia reciente"

Feijóo: "Galicia actuó como una gran familia tras el golpe más duro de su historia reciente"EFE

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo ha querido alabar la actuación del pueblo gallego después del terrible descarrilamiento de del tren Alvia en Santiago en lo que ha calificado como "el golpe más duro de su historia reciente". Desde su punto de vista, fue un ejemplo de la "gran familia" que es Galicia, donde todos contribuyeron al instante "de forma armónica, solidaria en el dolor y solidaria en la acción".

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, cree que, tras recibir el pasado miércoles al descarrilar un tren en Santiago, el "golpe más duro de su historia reciente", Galicia "actuó como lo que es: "una gran familia" que se comporta "solidaria en el dolor y solidaria en la acción". Por eso, llama a los gallegos, que no podrán "borrar" lo que pasó, a no olvidar lo que se hizo, la "hazaña de tantos y tantos héroes".
"Galicia recibió el pasado miércoles el golpe más duro de su historia reciente", recoge el presidente en un artículo remitido a los medios de comunicación, en el que señala que "nunca antes" había chocado contra la comunidad "la tragedia" con la fuerza con la que lo hizo "en la fatídica víspera de la festividad del Día de Galicia".
"El país preparado para celebrar su día grande pasó a vivir sus horas más sombrías y desde entonces permanece, unido en el pesar, al lado de los que lloran la pérdida de sus seres queridos. Su dolor es el de todos; sus lágrimas también son las nuestras", proclama.
En este escenario, señala que el conjunto de Galicia aguarda "esperanzada" la pronta recuperación de los heridos que permanecen en los hospitales. La "confianza" procede, ha añadido, de "saber que están en buenas manos: en las de los trabajadores de la salud, que demostraron ser, además de profesionales comprometidos, ejemplos de una extraordinaria humanidad".
Además, dijo sentirse "portavoz de un país que siente admiración por sus profesionales sanitarios, por los efectivos de Protección Civil, por el personal de emergencias, por los bomberos y por los cuerpos policiales".
Feijóo confiesa que "se rinde" ante la actuación de los vecinos que asumieron "como responsabilidad propia" el rescate y la asistencia a los heridos. "Se llena de orgullo" también ante los gestos "espontáneos" de los hosteleros, taxistas y empresarios de los sectores más diversos que pusieron trabajo y recursos a disposición de los afectados, así como de los "centenares" de personas que acudieron antes de ser llamados a donar sangre para los heridos.
"Gesta colectiva"
"Esa gesta colectiva está inscrita ya en la historia de Galicia", proclama Feijóo, quien reconoce que, con ese tren, "descarrilaron vidas de personas de edades y nacionalidades diversas". "El Gobierno y el pueblo gallego comparten pena por todos ellos, extienden su sentido abrazo a cada familia, a cada amigo, a cada vecino o compañero de las víctimas", expresa.
Lo hace convencido de que el afecto hace en este suceso "un viaje de ida y vuelta", por lo que quiere, como presidente gallego, agradecer sinceramente y hacer llegar a la sociedad "las múltiples expresiones de cariño y apoyo", así como las ofertas de colaboración transmitidas desde todas las partes de España.
Galicia, "arropada"
Feijóo destaca que Galicia "se sintió arropada por un manto de calor de todo el mundo" y ejemplifica con las condolencias del Papa y jefes de Estado de Europa y América. En el "más negro Día de Galicia", añade que el pueblo gallego recibió "reconfortado" la proximidad de la Familia Real.
También reconoce con gratitud "la preocupación" que desplazó hasta Galicia, ya en los primeros momentos del suceso, al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que "como un gallego más" sintió "muy personalmente todos los efectos de la desgracia". También traslada su agradecimiento al resto de líderes políticos que acudieron a Galicia para manifestar su "inquietud" por las víctimas.
"No podemos borrar lo que pasó"
"Ante una catástrofe de tal magnitud, es necesario activar dos tipos de respuesta: la material y la emocional", reflexiona el presidente gallego, quien considera que ambas funcionaron "de forma armónica" en días que "son de luto", pero también "de orgullo" por el comportamiento "de todo un pueblo".
"La fiesta de Galicia, no volverá a ser nunca la misma, pero tenemos que hacerla más grande. Se incorpora a ella para siempre la memoria de los que perdieron la vida en este trágico suceso. Al igual que la hazaña de tantos y tantos héroes que nos rodean. No podremos borrar lo que pasó. Yo pido no olvidar tampoco lo que hicimos", concluye Feijóo.