Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feijóo destaca que el juez que encarceló a Dorado "habló claro" y la "infamia se acabó"

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, afirma que "el juez que encarceló a Marcial Dorado habló claro" y considera que, con las palabras de José Antonio Vázquez Taín, "la infamia se acabó".

En declaraciones a los medios antes de participar este miércoles en el acto de presentación de los modelos eléctricos de las furgonetas Berlingo y Partner, en el Museo del Mar de Vigo, el presidente gallego ha reiterado que, desde que se publicaron sus fotos en 'El País' con el narcotraficante Marcial Dorado, ha intentado "explicar la verdad de la situación, con la mayor celeridad posible, la mayor sinceridad posible y la mayor transparencia posible".
A ese respecto, ha recordado que el juez Vázquez Taín, "que tiene todo el sumario y que investigó hasta llegar a la conclusión de que merecía una pena de prisión", ha hablado "y ha hablado con claridad". "El juez concretó que lo que yo estaba contando era cierto", ha apuntado, al tiempo que ha repetido que "detrás de esas fotos no hay nada".
"El juez que encarceló a Marcial Dorado habló, y la infamia se acabó", ha insistido el presidente de la Xunta en referencia a la entrevista que este miércoles publica 'El Mundo'. Feijóo ha repetido esta frase en varias ocasiones y ha destacado su disposición a "seguir dando explicaciones", para lo que se ha remitido a su comparecencia, el próximo miércoles, en el Parlamento gallego.
Finalmente, Feijóo ha señalado que "Galicia bien merece la explicación y la verdad", y ha agradecido a los gallegos "que confíen en su presidente".
El presidente de la Xunta y las autoridades que han acudido al acto de PSA Peugeot Citroën han sido recibidos por un grupo de afectados por las preferentes, con silbidos y bocinazos. El acto se desarrolla en un Museo del Mar fuertemente custodiado por efectivos del Cuerpo Nacional de Policía.