Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La visita de los duques de Palma al Rey surgió a iniciativa de la Infanta Cristina

La Familia Real y Urdangarin visitan al Rey tras su operaciónEFE

La visita de los duques de Palma al Rey en el hospital se ha producido a iniciativa de la Infanta Cristina, que ayer avisó de que acudiría a ver a su padre acompañada por su marido, Iñaki Urdangarin, y el primogénito de ambos, Juan Valentín, han informado fuentes del Palacio de la Zarzuela.

El matrimonio permanece apartado de la agenda oficial de la Familia Real desde el 12 de octubre del año pasado, última actividad oficial en la que participaron antes de que estallara el escándalo por la implicación del yerno del Rey en el 'caso Nóos', en el que está imputado junto a su exsocio Diego Torres por haber desviado presuntamente dinero público desde una fundación que presidió a varias empresas privadas.
La Infanta Cristina y su marido seguirán sin representar a la Corona en actos oficiales, precisan fuentes de la Casa del Rey, que establecen una diferencia entre las consecuencias institucionales derivadas de la imputación de Urdangarin en el 'caso Nóos' y su relación personal con la Familia Real, de la que es miembro.
Tras la imputación de Urdangarin, el contacto entre los miembros de la Familia Real a nivel personal se ha mantenido, como demuestra el viaje de doña Sofía a Washington el año pasado para visitar a su hija Cristina y a su marido. La Reina y la Infanta Elena también viajaron en mayo de este año a Vitoria para dar el pésame a la familia del industrial vasco Juan María Urdangarin Berriochoa, padre del duque de Palma.
Sin embargo, ésta es la primera vez desde la imputación de Urdangarin que se tiene conocimiento de una reunión al completo de toda la Familia Real, aunque no se hayan dejado fotografiar en grupo. Todos han coincidido por espacio de unos 45 minutos en la habitación del hospital Quirón San José donde permanece ingresado el Rey tras su operación de cadera.
Desde la Casa del Rey se subraya que la institución no pretende lanzar ningún mensaje con este reencuentro, que enmarcan en el ámbito estrictamente familiar.
La llegada de la Familia Real se ha producido en dos grupos. En primer lugar, alrededor de las 15.20 horas, han acudido la Reina junto a las Infantas Elena y Cristina y el marido de esta última, Iñaki Urdangarin, en un monovolumen que conducía el propio duque de Palma.
A su llegada, la Reina ha saludado a los medios de comunicación presentes y las Infantas han bajado sonrientes, y Urdangarin ha entrado en el centro detrás de ellas. También les acompañaba el primogénito de los duques de Palma, Juan Valentín.
Unos minutos más tarde y después de que ya hubiesen entrado en el centro la Reina, las Infantas y Urdangarin, también llegaban los príncipes de Asturias junto a sus dos hijas, Leonor y Sofía, en un coche conducido por el Príncipe Felipe.
La visita ha durado alrededor de 45 minutos y la Reina, las Infantas y Urdangarin han sido los primeros en abandonar el hospital, si bien en esta ocasión la Infanta Elena se ha marchado en su propio coche, tras despedirse con un beso de Doña Sofía y Juan Valentín.
Cinco minutos después han salido del centro los Príncipes de Asturias con sus hijas y Don Felipe ha saludado a los periodistas que esperaban a la puerta, además de comentar el estado de salud de Don Juan Carlos, antes de marcharse en su propio coche.
Don Felipe ha señalado que el Rey tenía "muy buen aspecto y estaba animado, así que está todo muy bien". Asimismo, ha resaltado que el monarca vería la carrera de Fórmula Uno para "ver cómo queda Fernando Alonso, que hay que darle ánimos".