Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

FAES sostiene que hay "mucho en juego" en Francia, a la espera de si Macron puede hacer sus reformas o cae en el bloqueo

La fundación FAES que preside José María Aznar considera que con la victoria de Emmanuel Macron el sistema político francés "ha ganado una nueva oportunidad de reformarse a sí mismo". Eso sí, admite que hay "mucho en juego" en las próximas semanas, en las que se verá si el nuevo presidente puede "hacer funcionar el sistema político o caer en el bloqueo recurrente en el que lleva la República desde 1997".
Así lo asegura el historiador y profesor en Historia por la Universidad de Toulouse II-Le Mirail, Eduardo Inclán, en un análisis para FAES tras los resultados de las presidenciales del pasado domingo, en las que Macron se impuso por el 66,1% de los votos a la candidata ultraderechista, Marine Le Pen, que cosechó el 33,9%.
En el documento, que ha recogido Europa Press, afirma que el programa de En Marche! "es claramente europeísta, seguidor de la tercera vía y de la globalización económica, y partidario de acelerar las reformas económicas y de la propia Administración del Estado".
Así, defiende liberar la economía del "actual encorsetamiento legal" para fomentar el crecimiento y el aumento del empleo, si bien admite que para ello es "imprescindible" una mayoría que apoye al presidente y sus proyectos tras las legislativas de junio. De hecho, avisa de que si no lograra una mayoría de gobierno o al menos una coalición sólida, "la cohabitación podría llevar a un nuevo quinquenato perdido".
LAS MEDIDAS QUE QUIERE IMPULSAR MACRON
En las medidas que quiere impulsar Macron estos primeros meses, según recoge el análisis de FAES, destaca una nueva ley liberalizadora de las condiciones de trabajo, que permitiría la firma
de convenios laborales sectoriales o de empresa. También quiere aprobar una reforma de la Educación Primaria y universitaria con el fin de modernizar los planes de estudios y apostar por el bilingüísmo inclusivo en el aula.
FAES sostiene que una de las medidas anunciadas que parece contar con consenso es la reducción del número de cargos públicos y asesores políticos en las Administraciones Públicas, así como la reducción del gasto público en un 3% del PIB desde ahora hasta el año 2025.
Además, a medio plazo, el gobierno Macron quiere plantear una reforma de la UE que, una vez liberada de las negociaciones del brexit, se centre en la reforma del sistema de gobierno de la zona Euro. También apuesta, según añade, por resolver el Brexit sin hacer concesiones a Reino Unido.
Según el análisis de FAES, el sistema político francés "ha ganado una nueva oportunidad de reformarse a sí mismo y consolidar los tímidos cambios legales introducidos desde 2014 para modernizar tanto las empresas como su marco de competitividad ante la
postcrisis económica global de 2008".
Sin embargo, asegura que la realidad es que la clase media
francesa "tiene aún miedo a los cambios, el sector primario ha sufrido una gran caída y la corrupción de los políticos ha tapado los esfuerzos por presentar una nueva Francia".