Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exgerente de Emarsa dicd que el que fuera jefe de informática era el "conseguidor" de la "trama"

El exgerente de Emarsa, Esteban Cuesta, ha apuntado al exjefe de informática de la entidad, Sebastián García Martínez, conocido como 'Chanín', como el "conseguidor" de la "trama" de los lodos y ha asegurado que "le encantaba regalar". "Me dio un ordenador superpequeño y exclusivo de Nueva York que no tenía ni la 'ñ' y la factura está por ahí --en el procedimiento de Emarsa--".
Cuesta ha dedicado parte de su comparecencia ante el tribunal que juzga la pieza principal de Emarsa a hablar del papel que desempeñaba 'Chanin' en Emarsa, quien declaró esta semana que le dio 1,8 millones de euros al acusado y que éste se repartía 180.000 euros al mes junto con el expresidente de Emarsa y exvicepresidente de la Diputación, Enrique Crespo; y los exaltos cargos de la Emshi José Juan Morenilla e Ignacio Bernácer.
El exgerente ha negado estos extremos y ha asegurado que "como máximo" ha recibido 150.000 euros de 'Chanín', "y no más", ha aseverado. También ha indicado que le permitió y pagó "facturación ficticia" en la empresa pública porque era una persona "que no se le podía controlar".
Ha explicado que ambos mantenían una relación "personal", en la que compartían viajes y vacaciones familiares, y ha señalado que era el "conseguidor" y que "le encantaba regalar". "Ha estado en la Comunión de mi hijo y le regaló una Play Station y la factura estará en la causa. También me regaló un cuadro al separarme y un ordenador superpequeño y exclusivo de Nueva York que no tenía ni la 'ñ' y la factura está por ahí".
Asimismo, le abonó una plaza de garaje, le pagó obras en inmuebles familiares y hasta gasolina en Albacete: "A mí eso me lo regalaba Martínez pero yo nunca le he obligado a que me hiciera nada a cambio de nada", ha insistido. También ha dicho que un fin de semana le dejó el coche de su mujer y se lo devolvió con las ruedas cambiadas. "Así que le dije... ¡fenomenal!. Y luego resulta que las ruedas están ahí puestas ahora --en el procedimiento--", ha señalado.