Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estrasburgo resuelve hoy el recurso de dos españoles condenados a prisión por falsificación de documentos

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) resuelve este martes el recurso de amparo interpuesto por José Javier Hernández Royo y Leonardo David Hernández Royo, dos españoles que fueron condenados por la Audiencia Provincial de Zaragoza a nueve meses de prisión por falsificación de documentos en la venta de un vehículo.
Los demandantes reclaman ante Estrasburgo la anulación de la sentencia amparándose en el principio de inmediatez puesto que tan solo uno de ellos compareció ante la Audiencia Provincial de Zaragoza. Por ese motivo presentaron un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional que finalmente fue rechazado.
Los hechos se remontan a 2008 cuando el Juzgado de lo Penal número 7 de Zaragoza absolvió a los dos acusados de los cargos de fraude y falsificación de documentos presentados en relación con la venta de un vehículo. La Fiscalía y la acusación particular recurrieron la sentencia a la Audiencia Provincial de Zaragoza que acabó dándoles la razón.
En concreto aceptó nuevas pruebas presentadas por la acusación así como la declaración de dos testigos y acabó modificando parcialmente los hechos establecidos por el tribunal de primera instancia condenando a los dos acusados a una indemnización de nueve meses como coautores del delito de fraude.
Los demandantes interpusieron un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional y pidieron la nulidad del proceso al entender que no se había respetado el principio de inmediación. Sin embargo el órgano rechazó el recurso y selimpitó a suspender la ejecución de la sentencia dictada por la Audiencia Provincial en lo que se refería a la pena privativa de libertad. Ahora es Estrasburgo el que tiene que resolver a favor de los demandantes que alegan violación de su derecho a ser escuchados.