Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Esperanza Aguirre, más de 30 años dedicada a la política

Esperanza AguirreEFE

Esperanza Aguirre, que ha presentado su dimisión como presidenta del PP de Madrid, lleva más de 30 años en la primera línea de la política y ha conseguido ser, entre otras cosas, la primera mujer presidenta electa de una comunidad autónoma y la primera presidenta del Senado español en su historia.

Su dimisión como presidenta del PP de Madrid no la aleja, no obstante, de la vida pública puesto que ha asegurado que mantiene su puesto como portavoz y presidenta del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Madrid, cargo que ocupa desde las pasadas elecciones municipales de mayo, donde, pese a ser la candidata más votada no logró la mayoría suficiente para que saliese un investidura adelante.
De hecho, la llegada de Aguirre al Consistorio llegó tras una medio retirada de la dirigente en septiembre de 2012, cuando dejó la presidencia de la Comunidad por motivos de salud -sufría un cáncer de mama- si bien alertaba de que no dejaba la política porque era parte de su vida.
En marzo, el presidente de su partido, Mariano Rajoy , decidía que fuera ella, junto con la actual presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, las cabezas de lista en Madrid para el Gobierno municipal y regional, respectivamente. Todo ello después de que durante más de dos años y medio, Aguirre estuviera en el sector privado, de 'cazatalentos' en la empresa Seeliger y Conde.
CARRERA SIN PAUSA
Aguirre ocupó su primer cargo en una administración pública de la mano de su partido Unión Liberal, integrado dentro de la Coalición Popular, y fue elegida concejal de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid por primera vez en 1983.
Tras la moción de censura contra el socialista Juan Barranco, el PP y el CDS entran al Gobierno de la ciudad y Aguirre es nombrada edil de Medio Ambiente. En 1991 es elegida también tercera teniente de alcalde. Más adelante ocupó los cargos de concejala de Cultura y de Educación y Deportes.
En 1996 la todavía presidenta de la Comunidad es nombrada candidata del PP al Senado. Posteriormente fue nombrada ministra de Educación y Cultura hasta 1999, que se convierte en la primera presidenta del Senado, que renueva en 2000 tras las elecciones generales, que la convierten en la senadora más votada de España hasta el momento.
Aguirre renunció a este cargo para presentarse a las elecciones a la Comunidad de Madrid, pero se quedó a un escaño de la mayoría absoluta. Tras el conocido como 'Tamayazo', por el cual dos diputados autonómicos socialistas no votaron al candidato conjunto de la izquierda y tras meses de ingobernabilidad, se convocaron nuevas elecciones.
En noviembre de 2003 Esperanza Aguirre salió elegida presidenta de la Comunidad por mayoría absoluta, que repitió en 2007 y 2011. En todos estos años ha ido ganando carisma y confianza en el campo político, tanto fuera como dentro de su partido, especialmente desde que logró la presidencia del PP de Madrid en 2004 frente a Manuel Cobo, vicealcalde de la capital y 'mano derecha' de su compañero de partido Alberto Ruiz-Gallardón.
SUS DISTINTAS CRISIS
Trabajadora incansable, muy exigente y 'sin pelos en la lengua', según sus colaboradores, Aguirre se ha enfrentado durante su carrera a importantes vicisitudes, como el relevo en la cúpula de Caja Madrid, el caso Gürtel, que obligó a cesar a un consejero, a lidiar los roces con el excalcalde de Madrid Alberto Ruiz Gallardón, al llamado 'caso de los espías' o a la Operación Púnica.
Precisamente, esta trama es la que finalmente ha provocado que por "responsabilidad política", como ha dicho ella misma en la rueda de prensa donde ha anunciado su dimisión, haya decidido dejar la Presidencia del PP de Madrid, sobre todo, a raíz de las últimas informaciones sobre corrupción que salpicarían al que fuera su número tres, Francisco Granados, en la cárcel imputado por el caso.
Apasionada del deporte y de la capital, donde reside, concretamente en el barrio de Malasaña, hace gimnasia a diario y para descansar elige el campo. Ha sobrevivido a un accidente de un helicóptero en 2005, a un tiroteo en un atentado en Bombay en 2008 y a un cáncer de mama.