Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aguirre: "Saber que algo es mejorable y no cambiarlo es el peor pecado de un político"

Esperanza AguirreEFE

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha inaugurado en Alcalá de Henares el XII Congreso de Nuevas Generaciones de Madrid dirigiéndose a sus militantes con un mensaje directo: "Saber que algo es mejorable y no intentar cambiarlo es el peor pecado de un político".

"Uno de los lastres más pesados de la política está contenido en una frase que he tenido que escuchar demasiadas veces en mi vida: siempre se ha hecho así, nunca se ha hecho de otra manera", ha indicado Aguirre, quien ha añadido que esa es la razón por la que hay "cosas que siempre se hacen mal".
Aguirre ha reconocido que "es verdad" que al cambiar "lo que siempre se ha hecho de determinada manera, a veces, uno fracasa". "Pero saber que algo es mejorable y no intentar cambiarlo es el peor pecado de un político", ha considerado.
En este sentido, ha señalado que a la nueva generación de políticos les va a tocar "cambiar muchas cosas". "Ahora es más verdad que nunca", ha destacado Aguirre, quien ha señalado que estamos en un momento "en el que concurren muchas crisis y todas ellas muy profundas".
"Crisis es cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer. Y eso está pasando en muchos aspectos de la política española de hoy", ha lamentado Aguirre, quien ha repasado los que, en su opinión, son los problemas a los que tiene que hacer frente un político a día de hoy.
GRAVES PROBLEMAS
Estos "graves" problemas son, entre otros, la "tremenda crisis económica, que no es sólo una crisis coyuntural, sino que es una expresión del agotamiento de un modelo de política económica en el que los poderes públicos tenían un exceso de protagonismo".
También ha hablado de los "desafíos independentistas" y de la crisis de la educación española a todos sus niveles, además de las "dificultades tan enormes con las que tropiezan los políticos que quieren cambiar algo, aunque sea un poco, del "desastroso" estado del sistema actual.
Además ha destacado como "muy importante" la crisis del sistema político español de hoy "que hace que los ciudadanos estén cada vez más alejados de sus representantes". "Y que hace que los militantes y dirigentes de los partidos vivan más pendientes de agradar a los jefes que de ocuparse de los ciudadanos", ha criticado.