Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España reforzará el año que viene la defensa del este de Europa por tierra y aire

Los Ejércitos de Tierra y del Aire participarán en operaciones de la OTAN como medida de disuasión frente a Rusia
Las Fuerzas Armadas españolas participarán a lo largo de 2017 en el sistema de defensa que la OTAN ha establecido en el este de Europa a raíz de las cada vez mayores tensiones con Rusia. Así, el Ejército del Aire formará parte una vez más, previsiblemente desde Estonia, de la Policía Aérea del Báltico con cuatro aviones de combate, al tiempo que en los primeros meses del año desplegará en Letonia una compañía dentro de un batallón que estará liderado por Canadá, según han informado a Europa Press fuentes militares.
La guerra en el este de Ucrania, que comenzó en abril de 2014, y la posterior adhesión de la península de Crimea han disparado las tensiones entre Rusia y los países europeos y, por añadidura, con la OTAN. La creciente tirantez con la Alianza Atlántica se ha venido agravando a raíz también de la intervención rusa en la guerra de Siria.
Esta situación ha sido una de las cuestiones centrales de las dos últimas cumbres de la OTAN, en las que los aliados han optado por reforzar su frontera en el este de Europa. En 2014, decidieron intensificar la defensa aérea de Estonia, Letonia y Lituania. En 2016 no sólo han mantenido esta línea, sino que han acordado el despliegue de tropas en los países europeos del antiguo Pacto de Varsovia.
AVIONES DE COMBATE EN 2017 Y 2018
Así pues, España se ha comprometido a participar en 2017 y 2018 --por tercer y cuarto año consecutivo-- en la Policía Aérea del Báltico, la operación de la OTAN que se encarga de la defensa con aviones de combate de Estonia, Letonia y Lituania ante las provocaciones de Rusia.
Desde principios de la pasada década, los países de la OTAN se van turnando cada cuatro meses para desplegar sus aviones de combate en los países bálticos, que carecen de este tipo de sistema de defensa, y dejar claro a las aeronaves de Moscú que sobrevuelan la zona que Estonia, Letonia y Lituania son miembros de la Alianza.
La misión de los aviones de combate de la OTAN es verificar que las intenciones de los aviones rusos no son ofensivas y después hacerles saber que se encuentran cerca del espacio de soberanía de la OTAN y que no deben infringirlo.
300 MILITARES EN LETONIA
Por otra parte, el año que viene --en una fecha aún no definida-- desplegará también en el este de Europa una compañía de unos 300 militares del Ejército de Tierra que formarán parte del batallón que liderará Canadá en Letonia. También habrá batallones en las otras dos repúblicas bálticas y en Polonia como medida meramente disuasoria debido a la cercanía de las fronteras rusas.
Estos dos nuevos despliegues españoles se unen al papel que la Armada ha desarrollado a lo largo de todo este año, con el liderazgo de la Agrupación Naval Permanente 1 (SNMG-1) de la OTAN, que ha desarrollado gran parte de su actividad en el mar del Norte, el Báltico y el Mediterráneo.
Tanto la operación aérea como la terrestre que comenzarán en 2017 han de ser todavía aprobadas por el Consejo de Ministros, si bien no requieren la autorización del Congreso, ya que se enmarcan en los compromisos de España dentro de la Alianza Atlántica.