Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España destinará el 0,21% de la Renta Nacional a ayuda al desarrollo en 2017

España destinará en 2017 el 0,21 por ciento de su Renta Nacional Bruta (RNB) a ayuda al desarrollo, según la previsión aportada este viernes en el Congreso de los Diputados por el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Fernando García-Casas.
En 2016, la ayuda al desarrollo española registró un notable crecimiento hasta alcanzar el 0,33% --frente al 0,12% de 2015-- debido a la operación de cancelación de la deuda cubana por valor de unos 2.000 millones de euros, según ha certificado el Comité de Ayuda al Desarrollo de la OCDE que fiscaliza a los países donantes.
García-Casas ha comparecido en el Congreso de los Diputados para explicar las partidas que el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) prevé para la Secretaría de Estado que dirige.
En su intervención, ha aprovechado para avanzar la cifra que el conjunto del Estado español --incluyendo Comunidades Autónomas, ayuntamientos y otros-- prevé destinar a políticas de cooperación al desarrollo y que asciende a un total de 2.450,72 millones de euros, 54,72 millones más que en 2016.
La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) contará en 2017 con un presupuesto de 284 millones de euros. A este dinero habrá que añadirle, ha advertido, las ampliaciones de crédito derivadas de las aportaciones del 0,7% del Impuesto sobre la renta de las Personas Físicas, que, en función de lo observado en 2016, serán unos 33 millones de euros.
Para la ayuda humanitaria, aquella destinada a atender las necesidades urgentes en crisis provocadas por conflictos políticos o desastres naturales, el presupuesto previsto para 2017 es de 26 millones de euros que, en función de las necesidades que surjan, podría elevarse hasta unos 34 millones de euros, ha explicado.
En principio, el presupuesto inicial se destinará a atender las crisis en Siria e Irak; el Sahel, Palestina, el proceso de paz en Colombia y los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia).
Por otra parte, García-Casas ha anunciado que su Secretaría se dispone a convocar por vez primera subvenciones para acciones en el ámbito humanitario a las que se podrán presentar las ONG de Desarrollo españolas.
Hasta la fecha, los principales receptores de la ayuda humanitaria española eran los organismos especializados de Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja por su capacidad, eficacia y presencia en el terreno.