Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Ley de Seguridad Nacional "no supondrá la suspensión de ningún derecho o libertad"

Soraya Sáenz de SantamaríaTelecinco.es

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha explicado el anteproyecto de Ley de Seguridad Nacional y ha querido resaltar que la nueva Ley “en ningún caso supondrá la suspensión de ningún derecho y ninguna libertad”. La sanidad o la seguridad económica y financiera figuran como "sectores de especial interés" dentro de este anteproyecto de Ley de Seguridad Nacional que ha abordado el Consejo de Ministro y que otorga al presidente del Gobierno la competencia para declarar la denominada "situación de interés para la seguridad nacional".

Según la vicepresidenta, se trata de un "mecanismo institucional para coordinar con carácter transversal" no solo los recursos del Estado sino también los de las administraciones locales y a nivel internacional. Esos ámbitoss transversales serían "la ciberseguridad, la seguridad marítima, la seguridad aérea y la económico financiera" y que pueden afectar a sectores como "sanidad, medioambiente, energía, trnasporte y telecomunicaciones".
Ha recalcado que "se pretende completar y dar continuidad a las políticas de seguridad nacional para preservar la seguridad y la libertad de los ciudadanos".
El texto
Según el redactado del anteproyecto al que ha tenido acceso parcial Europa Press, "el nuevo sistema de seguridad nacional atrae sobre su eje central los instrumentos de gestión de crisis bajo el liderazgo del presidente del Gobierno y la dirección y coordinación del Consejo de Seguridad Nacional".
Este anteproyecto recoge la necesidad de crear una enfoque "integral" de la seguridad con "una nueva política gubernamental" bajo la denominación de seguridad nacional. Según dice, se complementa con los denominados "ámbitos transversales y sectores de especial interés" y se refiere expresamente a la "ciberseguridad, la seguridad marítima, la seguridad del espacio y la seguridad económica y financiera". También se tiene en cuenta el "medio ambiente, la sanidad, los transportes y las telecomunicaciones" como sectores de especial interés.
Actuación ante un terremoto con víctimas
Esta ley servirá para cubrir el vacío que se da ante situaciones en las que no se considerada necesario decretar el estado de alarma, estado de excepción o el estado de sitio, según informan fuentes del Gobierno. Serán consideradas "situaciones de interés para la seguridad nacional" y se dan cuando es necesario el uso de más medios y coordinación a los habituales. Un ejemplo de esta situación podría ser una crisis derivada de un terremoto con víctimas, indican las fuentes consultadas.
Siempre según las mismas fuentes, "en ningún caso la situación de interés para la seguridad nacional supondrá la suspensión de los derechos fundamentales y libertades públicas, las autoridades competentes actuarán conforme a sus atribuciones ordinarias".
Se trata de escenarios que, por su impacto, no se pueden resolver con los medios habituales, sino medios más sofisticados así como una mayor coordinación entre administraciones. Es por ello que en la elaboración de este anteproyecto han colaborado todos los ministerios con especial implicación de Defensa, Interior, Exteriores y Presidencia.
Participación de los medios privados
La coordinación dentro del nuevo Sistema de Seguridad Nacional no se limitará a las administraciones públicas, sino que, según el texto, se podrá acudir a recursos privados sobre la base de "unos principios que guiarán la participación de la sociedad en general para salvaguardar la seguridad nacional".
En el texto se recuerda que en el año 2011 ya se aprobó por primera vez una Estrategia de Seguridad Nacional, antecedente de la que dos años después aprobó el Consejo de Ministros.
Esta estrategia creaba un Consejo de Seguridad Nacional al que se le instaba que en el plazo de seis meses desde su constitución debía elaborar "una propuesta de anteproyecto de Ley Orgánica para su posterior elevación al Consejo de Ministros". Finalmente este anteproyecto llega con más de un año de retraso respecto a aquel plazo marcado.