Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España y Marruecos buscan una solución a la oleada de inmigrantes

Unos 80 subsaharianos permanecen en la isla de Tierra

Madrid y Rabat tratan de buscar una solución al aluvión de inmigrantes que están llegando a islotes de soberanía española. Desde el pasado miércoles, unos 80 subsaharianos han ocupado la Isla de Tierra, un diminuto espacio de tierra deshabitado, 120 kilómetros al oeste de Melilla con el objetivo de entrar en la ciudad autónoma o en la Península.
Los Gobiernos de España y Marruecos se van a reunir durante la jornada del lunes para buscar una solución a la llegada masiva de inmigrantes a la Isla de Tierra. Más de 80 subsaharianos han alcanzado suelo español,  confiando en que el Ejecutivo se haga cargo de ellos.
Por ahora, el Gobierno español solo se está ocupando de los menores, de sus madres y de las mujeres embarazadas. Al resto se les ha proporcianado ayuda humanitaria: alimentos, bebida y mantas.
Oleada que dura varias semanas
Durante la jornada del domingo, los ministros del Interior y de Asuntos Exteriores y Cooperación, Jorge Fernández Díaz y José Manuel García-Margallo, respectivamente, se han puesto en contacto a lo largo de este con sus homólogos marroquíes con el objeto de buscar una solución conjunta ante las oleadas de inmigrantes que acceden al territorio español a través de la valla de Melilla desde hace varias semanas.
Estas fuentes han precisado que ambos ministros se han puesto en contacto telefónico con sus colegas marroquíes, iniciando un canal de comunicación que continuará los próximos días, y que tiene como objeto principal combatir la actividad de las mafias que se lucran con estos movimientos migratorios.
Saltos coordinados por las mafias
El Gobierno ha reaccionado de esta forma a los dos asaltos coordinados que se han producido en la madrugada de este domingo por parte de varios grupos de inmigrantes. Unos 60 no lograron traspasar la valla fronteriza de Melilla pero, en el otro, sí consiguieron acceder un total de 70 personas a la Isla de Tierra del archipiélago Islas Alhucemas, de soberanía española.
Entre el grupo que logró saltar la valla de Melilla, según las fuentes consultadas, hay tres menores a los que España ha ofrecido sacar del lugar e iniciar los trámites de procedimiento judicial habituales en estos casos, pero los menores de edad han rechazado la oferta y han preferido seguir con el grupo.