Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España e Italia acuerdan celebrar una cumbre bilateral en el primer semestre de 2017

Los Gobiernos de España e Italia han acordado este jueves celebrar en el primer semestre de 2017 su primera cumbre bilateral en tres años. Estos encuentros que España celebra con sus socios europeos más cercanos suelen tener una periodicidad anual, pero durante el mandato de Mateo Renzi al frente del Ejecutivo italiano la relación bilateral se enfrió.
El ministro italiano de Exteriores, Angelino Alfano, ha visitado Madrid para reunirse con su colega, Alfonso Dastis, con el objetivo de dar un nuevo impulso a la relación bilateral. Del encuentro ha salido el compromiso de celebrar en el primer semestre de 2017 en España la cumbre bilateral entre los dos países, que presidirán los jefes de Gobierno, Mariano Rajoy y Paolo Gentiloni, acompañados de varios de sus ministros.
Entre otros temas, la cumbre servirá para que se traten cuestiones de interés para los empresarios de ambos países, ha avanzado Alfano en una rueda de prensa conjunta.
El encuentro entre los dos ministros les ha permitido intercambiar puntos de vista y buscar posiciones comunes en asuntos europeos como el 'Brexit' o la crisis de refugiados y en algunos de los grandes temas de la escena internacional, como Siria y Libia, que se discuten, entre otros ámbitos, en el Consejo de Seguridad de la ONU, que España abandonará el próximo 31 de diciembre y a quien relevará Italia.
Alfano ha aprovechado para reclamar a la UE "la máxima coherencia" en materia de inmigración y ha exigido al resto de socios que cumplan con las cuotas para repartirse a los refugiados llegados a las costas de Italia y Grecia, cuotas que países como Hungría rechazan frontalmente.
España se ha comprometido a cumplir con su compromiso para 2017, por el que le corresponde acoger a 17.337 refugiados, y defiende que para calcular la cuota de cada país no se tenga tanto en cuenta el PIB y la población, como ocurre en la actualidad, y se mire más a la tasa de desempleo y al esfuerzo hecho por el propio país en materia de gestión de la inmigración.
El ministro italiano se ha opuesto asimismo a que un socio europeo ofrezca dinero a cambio de no cumplir con la cuota de refugiados que le tocaría. "Si Italia salva inmigrantes en el mar y bloquea sus fronteras (para que no salten a otros países), necesita que se cumplan las cuotas de reparto porque Italia no puede aceptar convertirse en el 'hotspot' (lugar de concentración de llegadas de refugiados e inmigrantes) de Europa", ha dicho.
Dastis ha reconocido que el sistema europeo de asilo necesita una reforma y se ha mostrado partidario de conseguir un sistema "solidario" que sea a su vez responsable y no produzca un efecto llamada en la llegada de inmigrantes a Europa.