Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España ve prematuro convocar una Cumbre Iberoamericana por Trump y espera un entendimiento entre México y EEUU

El Gobierno español ve prematuro convocar una Cumbre Iberoamericana o un Consejo Europeo, como pide el PSOE, para analizar los desafíos que plantea la nueva Administración de Donald Trump y ha hecho un llamamiento a que EEUU y México restablezcan un "clima de diálogo respetuoso, de entendimiento y de cooperación".
"Los mexicanos saben que cuentan siempre con el cariño sincero del pueblo español", ha señalado en rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo, Iñigo Méndez de Vigo, que ha manifestado su convencimiento de que EEUU y México "deben entenderse desde la amistad y la cercanía que siempre han presidido sus relaciones", que vienen dadas por su cercanía geográfica, pero también por una comunidad de mexicanos en EEUU "bien integrada y que ha aportado tanto a su bienestar".
Preguntado en reiteradas ocasiones sobre la petición del PSOE de convocar reuniones extraordinarias de líderes iberoamericanos, por un lado, y de los europeos, por el otro, para hablar de los desafíos que plantea Trump y salir en defensa de México, Méndez de Vigo ha defendido que en política internacional "hay que ser firme, pero pausado, y tomarse tiempo. No hay que intentar ir muy deprisa".
Por eso, la posición del Gobierno español "hoy" sobre el giro dado por Trump a la relación con México es la de hacer un llamamiento y esperar "a ver si las partes llegan a acuerdos y se entienden". "Todo lo demás por el momento es prematuro", ha añadido.
En cuanto a la amenaza de Trump de subir los aranceles a las importaciones mexicanas, Méndez de Vigo ha recordado que el Gobierno español no es partidario de poner aranceles, "sino de que exista la libertad y los contactos entre los pueblos".
MÉXICO NO HA PEDIDO A ESPAÑA QUE INTERVENGA
Esta posición de prudencia por parte del Gobierno español se explica no sólo por su deseo de mantener la mejor relación posible con la Administración Trump por el bien de los intereses españoles sino por el hecho de que el propio país afectado, México, no ha pedido por el momento la intervención de España en su conflicto con su vecino.
México no ha hecho ningún petición expresa al Gobierno español solicitando que impulse alguna iniciativa en su apoyo en el marco de la Comunidad Iberoamericana de Naciones, han confirmado fuentes diplomáticas a Europa Press.
En esta tesitura, desde el Ejecutivo se cree que lo más inteligente es ser prudente y esperar a ver cómo evolucionan los acontecimientos, antes de precipitarse a hacer algún movimiento que pudiera comprometer la relación bilateral con la Administración Trump.
Con un Trump que ha mostrado su escaso interés en el multilateralismo, los contactos bilaterales pueden convertirse en el único canal de colaboración con EEUU, por lo que a ningún país le interesa ponerlos en peligro.