Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España deberá acoger al 9% de demandantes de asilo que ya estén en la UE

Llega una patera a Motril con 44 inmigrantes a bordoEFE

España deberá acoger al 9,1% de los demandantes de asilo que ya están en territorio comunitario y deban reubicarse para aliviar a los países más afectados por la crisis migratoria en el Mediterráneo -como Italia, Grecia o Malta- y también a 1.549 de los 20.000 nuevos refugiados que la UE pretende acoger durante los años 2015-2016, según el sistema de cuotas que ha propuesto este miércoles la Comisión Europea.

El objetivo de este sistema de cuotas es reforzar la solidaridad entre los Estados miembros de la UE frente a la crisis migratoria repartiendo entre todos ellos la gestión de las peticiones de asilo.
Bruselas ha calculado el reparto de demandantes entre los países de la UE basándose en una serie de criterios, en particular el PIB, el tamaño de población, la tasa de paro y los números anteriores de asilados.
Según este sistema de reubicación, el mayor peso recaerá sobre Alemania (que deberá acoger al 18,42% de los que ya están en la UE y a 3.086 nuevos), Francia (14,1% y 2.375, respectivamente) e Italia (11,84% y 1.989).
Reino Unido --que ya ha expresado su rechazo frontal a esta iniciativa-- Irlanda y Dinamarca cuentan con cláusulas de exención que les permiten no participar en el reparto de refugiados.
El Ejecutivo comunitario proporcionará una financiación adicional de 50 millones de euros para 2015 y 2016 con el fin de ayudar a los Estados miembros a acoger a 20.000 nuevos demandantes de asilo. Las propuestas legislativas se presentarán a finales de mayo.
Las cuotas obligatorias de solicitantes de asilo han chocado hasta ahora con la oposición radical de los Estados miembros, que alegan que se trata de una cuestión que afecta a la soberanía nacional. No obstante, el agravamiento de la crisis migratoria en el Mediterráneo ha llevado a algunos países como Alemania o Francia a cambiar de posición. Otros, como Reino Unido o Hungría, mantienen su rechazo.