Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Erkoreka cree que la Conferencia de Presidentes debe tener "contenido real" y podría abordar la reforma constitucional

Lamenta que Rajoy no ha expresado "compromiso efectivo de ningún tipo" para retomar las reuniones bilaterales
El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha afirmado que las convocatorias de la Conferencia de Presidentes debería dotarse de "contenidos reales" y mecanismos de seguimiento, y ha considerado que este foro podría "estar bien" para abordar la reforma de la Constitución o "los conflictos" del Estado autonómico.
En una entrevista a Radio Popular, recogida por Europa Press, Erkoreka ha opinado que "el resultado efectivo" de la Conferencia de Presidentes del pasado martes no lleva a "cambiar de criterio en relación a la utilidad" de esta convocatoria "en concreto", de la que estuvo ausente el lehendakari, Iñigo Urkullu.
El portavoz del Ejecutivo de Euskadi, comunidad con "un autogobierno singular", ha remarcado que la relación con el Estado no se puede circunscribir a "un foro multilateral" como la Conferencia de Presidentes y "menos aún cuando, durante los últimos años, el lehendakari se ha empeñado de manera sistemática a plantear sus problemas específicos en el foro bilateral que debe existir a estos efectos" de manera "absolutamente infructuosa".
No obstante, ha precisado que, "en ningún momento, ni el lehendakari ni el Gobierno ha hecho una descalificación genérica de la Conferencia de Presidentes como un órgano de encuentro y cooperación del que pueden resultar resultados útiles y positivos para la convivencia dentro de un estado autonómico".
En este sentido, ha subrayado que se debería "dotar de contenido" porque, en esta ocasión, "relevante de verdad" solo ha habido el relativo a la financiación autonómica, que no afecta a Euskadi y además "se han limitado a acordar un comité de expertos".
A su entender, sería preciso que "los acuerdos tengan contenidos reales y mecanismos para hacer un seguimiento" y no se limite este foro a "solemnizar cosas que se iban a hacer exactamente igual".
En esta línea, ha reiterado que "en absoluto" el Gobierno vasco descarta "de futuro" la Conferencia de Presidentes como "un foro en el que se pueda participar, pero aquí no se daban las circunstancias para que pudiera darse esa participación".
En su opinión, la Conferencia de Presidentes "podría estar bien" para abordar asuntos como la reforma de la Constitución o "los conflictos" que atraviesa el Estado autonómico.
Por otro lado, se ha referido a la propuesta de "retomar las reuniones bilaterales" que el lehendakari ha trasladado al presidente del Gobierno, quien ha respondido "con buenas palabras pero sin compromiso efectivo de ningún tipo".
"Ni se ha fijado fecha ni tampoco ha confirmado que considere de verdad que el foro bilateral puede ser idóneo para que articulen las relaciones de cooperación entre el lehendakari y el presidente del gobierno", ha precisado. Por ello, ha señalado, "un cierto punto de desazón sí se ha producido".
APARIENCIA DE DESHIELO
Erkoreka ha manifestado que, a pesar de la "apariencia de deshielo", en la relación con el Gobierno de Mariano Rajoy, con "mensajes que expresan su voluntad de cambiar las cosas", en realidad "todo sigue tan frío como estaba al principio".
A su entender, los populares "no son conscientes del todo" de su pérdida de mayoría absoluta en las Cortes Generales "y siguen con los 'chips' que han manejado durante estos cuatro años" en los que "no han contado absolutamente con nadie para adoptar las medidas que tenían que tomar". "Eso no se cambia de la noche a la mañana, hay que atravesar un proceso que todavía no han hecho más que empezar", ha dicho.
En esta línea, aunque no desea "desmerecer" el acuerdo alcanzado con el Gobierno central respecto a la Ley municipal, ha relativizado su "trascendencia política, situándolo en su contexto".
"Durante la pasada legislatura, en plena mayoría absoluta del PP, en pleno desencuentro entre ambas administraciones, fuimos capaces de alcanzar acuerdos en torno a leyes que habían sido impugnadas ante el Constitucional", ha dicho. Según sus datos, una tercera parte de los recursos de Constitucionalidad "han acabado en un acuerdo en la Comisión Bilateral de Cooperación".
Por ello, cree que "el hecho de que ahora se alcance un acuerdo" no puede "entenderse como un indicador inexorable de que el panorama ha cambiado, en absoluto". "Esto, por sí solo, en absoluto pone de manifiesto que el talante sea otro y las condiciones para alcanzar acuerdos, distintas", ha señalado.
En este sentido, ha recordado el recurso a la Ley de Adicciones, cuya demanda se ha formalizado ante el Tribunal Constitucional, "así como un número importantísimo de recursos en el Contencioso Administrativo, en relación con los cuales todavía no se ha dado ningún paso".
"Hay un montón de recursos interpuestos por el Gobierno central contra acuerdos del Gobierno vasco, Régimen de Contratación, jornada laboral, que siguen como estaban hace tres meses", ha apuntado. Por ello, ha indicado, "hay que ver si esas declaraciones de cambio de actitud con respecto al Gobierno vasco se convierten o no en hechos reales".
En la misma línea, se ha referido a las OPE recurridas en la Ertzaintza y ha asegurado que el anuncio de nuevas convocatorias es "inevitable" porque existe una "urgencia apremiante" en la renovación de la plantilla de la Policía vasca, que actualmente ronda los 7.500 efectivos y en la que, "en pocos años, se van a jubilar muchísimos" agentes.
Esta situación, ha insistido, obliga a la administración a planificar la renovación de efectivos de manera que "no se resienta la seguridad", teniendo en cuenta que el Parlamento y la Junta de Seguridad han considerado que "para garantizar la seguridad en Euskadi hace falta un número de entorno a 8.000. "No pueden bajar de ese umbral unilateralmente y asegurar la seguridad en las calles", ha insistido.
"Sería una irresponsabilidad no tomar las medidas necesarias para asegurar la renovación de efectivos y ese cambio generacional", ha insistido Erkoreka.
Por otro lado, ha señalado que existe "una reivindicación histórica" sobre las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado que "tiene que ver con el papel que el Estatuto les asigna" en Euskadi. "Lo que procede, y viene procediendo desde el año 1979 cuando se aprobó el Estatuto, es la adecuación de efectivos, que haga que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado tengan el número estrictamente indispensable para responder a las funciones supracomunitarias que les encomienda el Estatuto", ha manifestado.
Tras señalar que "el factor terrorismo distorsionó" durante años, ha indicado que, desde "el momento en que ETA prácticamente ha desaparecido y ya no hay atentados", se exige "esa adecuación todavía pendiente". "Este es un aspecto al que hay que hincar el diente antes o después", ha apuntado.
Finalmente, se ha referido al nombramiento del nuevo delegado del Gobierno en Euskadi, Javier de Andrés, una persona "con unas formas más dulces y respetuosas" que las de su predecesor en el cargo, Carlos Urquijo. No obstante, ha destacado que este cargo "está condicionado por las pautas y orientaciones que le den desde Madrid".
A su entender, la figura del delegado del Gobierno no es "necesaria" y, en este sentido, ha manifestado que, en función de la Constitución, "el representante ordinario del Estado en la comunidad autónoma es el lehendakari".
En cualquier caso, ha instado a que, "si quieren mantener la figura", se le dote de "un contenido acorde con la finalidad y el objetivo" que le otorga la Constitución y que "pone más énfasis en la búsqueda de la cooperación y de la colaboración entre las administraciones públicas".
Por el contrario, ha apuntado, en Euskadi la percepción, "seguramente por el tono que han imprimido" al ejercicio del cargo las personas que lo han ocupado, es la "de dedicarse sistemáticamente a interponer recursos contra actos del gobierno, de los municipios".