Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ediles del PP de Granada investigados declaran que el expediente del caso Serrallo tenía informes favorables

Los concejales del PP de Granada investigados en el 'caso Serrallo', en el que se investiga la supuesta construcción irregular de una discoteca en una zona verde del plan general junto al centro comercial Serrallo Plaza, han declarado que "no intervinieron" en la elaboración del expediente y que su participación se limitó a votar en Junta de Gobierno Local a favor de una propuesta "que contaba con los informes técnicos y jurídicos favorables".
Concretamente han sido tres ediles --Fernando Egea, Juan Antonio Fuentes y Francisco Ledesma-- quienes han iniciado esta nueva fase de declaraciones ante el Juzgado de Instrucción 2 de Granada, después de que la magistrada haya considerado que su apoyo en una Junta de Gobierno Local en 2012 al expediente que aprobó los horarios y usos complementarios del Serrallo puede ser constitutivo de un delito de prevaricación urbanística.
Ha sido Juan Antonio Fuentes, el actual coordinador del grupo municipal del PP --ahora en la oposición--, el encargado de atender a los medios a la salida del edificio judicial de La Caleta, donde ha garantizado que tanto él como sus compañeros afrontan su citación en este caso con "total tranquilidad", convencidos de que no han "prevaricado ni cometido ningún delito" .
Ha defendido, de hecho, que ellos no cuentan con conocimientos técnicos en materia urbanística y votaron a favor del expediente del 'caso Serrallo' guiados por "el principio de confianza, veracidad y legalidad de los informes técnicos", dado que la propuesta también era respaldada por la concejal del área y la Secretaría General del Ayuntamiento, apostillando que un voto contrario a algo respaldado por los servicios técnicos sí puede constituir una prevaricación.
"La participación que se tiene en los órganos colegiados por parte de los concejales es ver que los expedientes que van a la Junta de Gobierno Local cuentan con los informes técnicos y jurídicos favorables", pero "no estamos para debatir informes" a los funcionarios cualificados que se encargan de elaborarlos, ha insistido Fuentes.
Ha abogado en este sentido por que, si realmente han existido ilegalidades en este caso, "lo paguen" los responsables, pero "no vale --ha dicho-- que por estar cerca o por haber pertenecido a un órgano colegiado del Ayuntamiento nos veamos en esta situación".
Fuentes ha reconocido que el grupo municipal del PP ha "perdido mucho" en este tiempo: "el gobierno de la ciudad, nuestra imagen en la calle y la legitimidad que nos puede hacer que a nosotros, sin comerlo ni beberlo, se nos acusa de algo en lo que no hemos participado en ningún momento", ha puntualizado el edil, que durante su comparecencia ha respondido a las preguntas de la magistrada, la fiscal y su abogado.
PRÓXIMAS DECLARACIONES
El 16 de mayo está previsto que declare la edil María Francés, la exsecretaria del Ayuntamiento de Granada Mercedes López Domech y el Interventor Francisco de Paula.
La ronda de declaraciones de los últimos investigados en la causa concluirá el próximo 22 de mayo con las comparecencias de los ediles Juan García Montero y Telesfora Ruiz y los exconcejales Juan Antonio Mérida, Isabel Nieto y Vicente Aguilera.
La jueza ha citado a estos ediles y exediles --seis de ellos aún siguen en el grupo municipal del PP-- después de que el pasado 27 de marzo lo hiciera en calidad de investigado el que fuera alcalde de Granada, José Torres Hurtado (PP), el cual expuso que tanto su participación en la Junta de Gobierno Local como la del resto de miembros se llevaba a cabo de forma "automática", puesto que seguían los criterios de los que eran informados por los técnicos.
No obstante, la magistrada argumenta en su último auto que, de acuerdo al Reglamento de Organización, Funcionamiento y Régimen Jurídico de las Corporaciones Locales, los miembros de estas instituciones están "sujetos a responsabilidad civil y penal por los actos y omisiones en el ejercicio de su cargo y son responsables de los acuerdos en los que hayan votado favorablemente".
En este sentido, advierte la jueza de que los miembros de la Junta de Gobierno Local "no pueden limitarse a votar" como expuso Torres Hurtado en su declaración, sino que, como miembros de la corporación, "tienen la obligación de obtener datos o informaciones (...) que resulten precisos para el desarrollo de su función. Es más, deben de cerciorarse de que las decisiones que vayan a adoptar se ajustan a la legalidad, no pudiendo reducirse su votación a una mera actuación automática como se argumentó al respecto".
Por ello, ha aceptado la petición de la acusación popular ejercida por el partido político VOX de traer al procedimiento a los concejales que apoyaron este expediente del 'caso Serrallo' para que declaren como investigados.