Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Todos con las víctimas del terrorismo

Saben mejor que nadie qué es sufrir el zarpazo del terrorismo. Por eso han querido empezar su homenaje recordando a las víctimas de los cuatro ataques de ayer.
"Es una amenaza global y ningún país está a salvo de sufrir este tipo de ataques", decía en su discurso Mari Mar Blanco, presidenta de la Fundación Víctimas del Terrorismo. Y que por eso, destacando el pacto entre PP y PSOE contra el yihadismo firmado en febrero, la unidad y el consenso es clave. "Apelo una vez más a este camino", decía la hermana de Miguel Ángel Blanco, "como instrumento muy eficaz para derrotar al enemigo común". "

Animamos al resto de fuerzas políticas a que se incorporen a este pacto", invitaba Pedro Sánchez, secretario general del PSOE. "Que se den cuenta de la importancia del mismo y lo ratifiquen", añadía Rafael Hernando, portavoz parlamentario del PP. Otras fuerzas piden analizar también las causas, como apuntaba Cayo Lara, coordinador federal de Izquierda Unida. "Por parte de Estados Unidos y determinados países europeos se ha alimentado el monstruo de Frankenstein y de eso hay que reflexionar a fondo". Pero todos con ánimo de acabar con una lacra cuya lucha, en el caso de ETA, no siempre fue fácil.

 Años de plomo en el que al dolor por la muerte y las heridas se unía el de la incomprensión, la indiferencia o el rechazo, que afrontaban en solitario hasta que se fundó la Asociación de Víctimas del Terrorismo, entre otras, por Ana María Vidal-Abarca, fallecida hace tan sólo 12 días. "Las víctimas tenemos que seguir luchando e intentando que el terrorismo desaparezca, que sea una derrota total", reclamaba Ángeles Pedraza, la actual presidenta de la AVT. El acto ha acabado, no podía ser de otra manera, con un minuto de silencio en memoria de todas las víctimas.