Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Controlado el entorno de ETA contrario al fin de la violencia

Las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado controlan los movimientos de un número determinado de personas del entorno de ETA sobre las que tienen conocimiento de su rechazo a la actual estrategia de la banda de cese de la violencia. Entre ellas está Fermín Sánchez Agurruza, el profesor de Urdax y líder de Ibil, una facción crítica. Pero hay más casos con diversos perfiles, según han informado a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista.

Estas mismas fuentes indican que, por el momento, tan sólo han constatado la existencia de una discrepancia ideológica en estas personas y no ven un riesgo potencial de que se pueda producir una escisión en ETA, que además sometió a consulta entre la militancia su decisión de deponer las armas. Sin embargo, advierten de que a estos críticos se les sigue los pasos en previsión de que alguno pudiese tener la voluntad de ir más allá. En ese caso, añaden las fuentes consultadas, actuarían para neutralizarlos.
Se trata de una minoría de gente que no responde a una misma organización o siglas concretas. De hecho hay perfiles muy variados de distintas edades, grado de implicación o procedencia sin que necesariamente haya relación entre unos y otros. Todos ellos están siendo "monitorizados" por las fuerzas de seguridad a partir de la información con la que cuentan los expertos en la lucha antiterrorista.
EL PROFESOR SEGUIDO MUY DE CERCA
Fermín Sánchez Agurruza, el líder de Ibil, una facción contraria al abandono de la violencia, es uno de estos casos, pese a que no acude a su trabajo como profesor de colegio en Urdax (Navarra) desde el pasado 25 de febrero. Su mujer denunció su desaparición a la Policía Foral, pero la retiró al aparecer su vehículo poco después.
Esta persona cuenta con varios escritos en los que critica con dureza la actual estrategia de los herederos de Batasuna y reivindica "los ideales y objetivos de siempre" para culminar la "Revolución vasca". En sus textos, recogidos por Europa Press, denuncia que la Izquierda Abertzale "dejó de creer" y ha "liquidado la estrategia revolucionaria política-militar": "se ha cumplido, como un niño bueno, con el desarme teórico-ideológico que exigían los Estados opresores capitalistas".
Según dice, "la praxis (contra)revolucionaria que llegó como consecuencia de esa decisión no liquidó tan sólo la estrategia revolucionaria política-militar, sino también la de las organizaciones que, de una manera u otra, trataban de mantener la línea revolucionaria dentro del MNLV, como EKIN, SEGI, Askatasuna..."
FUERA DE LA IZQUIERDA ABERTZALE
"Y junto a eso, se ha cumplido, como un niño bueno, con el desarme teórico-ideológico que exigían los Estados opresores capitalistas: la condena y el rechazo de la 'violencia', el electoralismo e institucionalismo barato, reconocer 'el daño' causado a las víctimas, etc".
El pasado 26 de abril, el histórico portavoz de Batasuna y actualmente en Sortu Pernando Barrena afirmó sobre una posible escisión en torno a Ibil que "en absoluto tiene nada que ver con la Izquierda Abertzale".
"Tenemos por costumbre no hacer declaraciones políticas sobre informaciones policiales, pensamos que no es bueno, no lo hacemos nunca y hoy vamos a romper esa costumbre", afirmó Barrena a preguntas de los periodistas. En cualquier caso, el dirigente de Sortu ha añadido que Ibil, en todo caso, "sería algo fuera de la izquierda abertzale y en absoluto tiene nada que ver con la izquierda abertzale".