Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ETA escondía en la vivienda en el sur de Francia decenas de armas cortas, munición y explosivos

Los cinco detenidos son de nacionalidad francesa y custodiaban el arsenal para escenificar una entrega de armas
La Guardia Civil desbarató este viernes por la noche un nuevo intento de ETA de escenificar una entrega de armas al intervenir en una vivienda en el sur de Francia un depósito de la banda terrorista con decenas de armas cortas, armas largas de distintos modelos, abundante munición, explosivos y material para la confección de artefactos y bombas lapa.
La operación 'Seminario' se ha llevado a cabo en colaboración con la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI) gala y se desarrolló en una vivienda de Louhossoa, en el sur de Francia y a unos 20 kilómetros de la frontera con España. Fueron arrestadas cinco personas, cuatro hombres y una mujer --dueña del inmueble--, todos ellos de nacionalidad francesa, según ha informado el Ministerio del Interior.
Entre el material intervenido se encuentra cordón detonante, temporizadores y detonadores que usaba ETA hasta que anunció el cese de los atentados en octubre de 2011. Todo este material será analizado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad con el objetivo de intentar esclarecer atentados no resueltos, tal y como ha adelantado el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido.
"Se ha intervenido una parte muy importante del arsenal de ETA y se ha conseguido el objetivo de recuperar el mayor número de armas de la organización terrorista e intervenir sus explosivos hasta que se produzca la entrega efectiva y definitiva por parte de la banda", ha expuesto Zoido antes de participar en el acto de jura de suboficiales de la Guardia Civil en Baeza (Jaén), presidido por el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy.
Los investigadores creen que la banda pretendía realizar una escenificación similar a la llevada a cabo en febrero de 2014, en la que miembros de ETA mostraron a representantes de una organización no gubernamental denominada Comisión Internacional de Verificación una paupérrima muestra de armas que, posteriormente, se llevaron los propios terroristas, tal y como explicaron en la Audiencia Nacional esos 'mediadores'.
Interior recuerda que más cinco años después del anuncio del fin de la violencia, y una vez reestructurados sus antiguos 'aparatos', ETA "no ha hecho entrega de un solo cartucho de munición y todo el material que ha perdido lo ha hecho por la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad". Sin restar el material incautado este viernes por la noche, ETA disponía de un centenar de pistolas y un máximo de tres toneladas de explosivo, según fuentes de la lucha antiterrorista.
El pasado 12 de octubre, la Guardia Civil asestó otro golpe contra el 'aparato técnico-logístico' aprehendiéndose a unos cien kilómetros al noreste de París de un arsenal con 145 armas cortas, dos fusiles de larga distancia y diversa munición.
300 CASOS SIN RESOLVER
Este sábado Zoido ha puesto en valor la "gran colaboración" que existe entre ambos países para "seguir aplicando el Estado de Derecho", como ya hiciera anoche tras conocerse que la operación de la Guardia Civil y la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI) .
El titular de Interior ha destacado igualmente la relevancia de este tipo de operaciones para "no favorecer cualquier tipo de argumentación" de los terroristas, en referencia al intento de lo que queda de ETA de escenificar una entrega de armas a la que se niegan tanto España como Francia. Las fuerzas de seguridad consideran que hay más de 300 casos sin esclarecer judicialmente.
Zoido, que ha explicado que la operación sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones, ha insistido en que el Gobierno velará por la "dignidad" de todas las víctimas de ETA. Por este motivo, ha insistido en que sólo esperan de la banda terrorista que "pida perdón" y colabore con los tribunales. "Que la Justicia ponga a cada uno en su sitio", ha enfatizado.