Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Presos de ETA reclaman beneficios individuales pero sin colaborar con la justicia

Se cumple un año desde que ETA anunció un alto al fuego "permanente, general y verificable". Foto: EFE:cuatro.com

El Colectivo de Presos de ETA (EPPK en sus siglas en euskera) ha lanzado un documento con el que trata de salvar las diferencias internas permitiendo los beneficios penitenciarios individuales pero sin colaborar con la justicia. Por su parte, el Gobierno, a través del Ministerio del Interior, ha reiterado su negativa a apoyar un "proceso ordenado" para el fin de ETA y ha recordado que, antes de reconsiderar la política penitenciaria de dispersión, se tiene que disolver la banda y entregar las armas, y los condenados por terrorismo pedir perdón y colaborar con la justicia.

La derrota policial de ETA y su renuncia a los atentados en octubre de 2011 abrió un debate en el entorno de la banda sobre la idoneidad de que los más de 350 presos que siguen bajo su disciplina mantuvieran o no la ortodoxia en las cárceles. El 28 de diciembre de 2013, el EPPK anunció su disposición a acogerse a los beneficios penitenciarios recogidos en la ley.
Esta postura fue abiertamente criticada con el nacimiento meses después de 'Aministía Ta Askatasuna' (ATA), otra plataforma surgida en el seno de la izquierda abertzale con vocación de representar los intereses de los presos y prófugos de ETA. Esta red recuperó los discursos de máximos, situando la amnistía en el centro de sus exigencias. Sortu también lanzó otra plataforma, Sare, que aspiraba a convertirse en la voz del colectivo.
Todas estas plataformas se han disputado desde entonces la representatividad de los presos de una ETA sin estructura de dirección y con un arsenal menguante debido a las reiteradas operaciones policiales, que han llegado a descabezar la banda hasta en siete ocasiones desde 2011.
A través de un documento difundido por 'Gara', y que recoge Europa Press, el tradicional EPPK trata de retomar ahora la unión del colectivo de presos abogando por los beneficios individuales --algo a lo que tradicionalmente se negaba la propia ETA--, culpando a España y Francia de impedir lo que llaman "la resolución del conflicto". No obstante, rechazan colaborar con la justicia ya que se fijan como "límites" la "delación" y el "arrepentimiento" sobre el pasado criminal de la banda.
Su estrategia, dicen, es "superar la fase de resistencia para apostar con fuerza por acabar con la dispersión y vaciar las cárceles". "La clave de todo es que avance o no el proceso de liberación de Euskal Herria", insiste el EPPK en un documento de siete folios en el que se "da por bueno todo agrupamiento parcial, acercamiento que no suponga el traslado a Euskal Herria y excarcelación que no se definitiva".