Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El desarme de ETA pasa por el acercamiento de presos y la "desmilitarización de Euskadi"

Rechazan "ese propósito de condenar la lucha por la libertad"

La banda terrorista ETA asegura en la entrevista concedida al diario Gara que "la principal víctima del conflicto ha sido Euskal Herria" y, aunque dice no ser "insensible" y admite que sus acciones "han causado mucho sufrimiento", rechaza "ese propósito de condenar la lucha por la libertad". Los terroristas confirman que "el desarme está en la agenda de la negociación" que se basa en tres temas principales: la vuelta a casa de todos los presos y exiliados políticos vascos, la inutilización de las armas de ETA y la desmilitarización de Euskal Herria".
"La principal víctima del conflicto es Euskal Herria, un pueblo que han pretendido hacer desaparecer y que ha sido continuamente agredido. Las principales víctimas han sido las vascas y los vascos", dicen los terroristas en el cuestionario recogido por Europa Press.
"La confrontación armada de las últimas décadas ha causado mucho sufrimiento, sin duda. También las acciones de ETA. No somos insensibles", añaden los terroristas que, pero "no podemos estar de acuerdo con ese propósito de condenar la lucha por la libertad. Sabemos lo que es perder compañeros de lucha, qué es el dolor, qué supone no tener al lado a los seres queridos", apuntan.
Insisten en que "se habla mucho del reconocimiento del sufrimiento y de las víctimas", algo que consideran "importante", pero matizan que "hay múltiples víctimas y sufrimientos generados por la violencia de los estados que siguen sin ser reconocidos: el terrorismo de estado, la tortura, los asesinatos de militantes de ETA, la violencia de las fuerzas policiales...".
Rechazan que su decisión sea fruto de una derrota policial y presumen que "en estos 50 años, la lucha armada ha hecho una gran aportación para llegar al momento actual y para generar las condiciones existentes". "Pero ha mostrado también señales de agotamiento para, de aquí en adelante, fortalecer el proceso y lograr mejores condiciones", detallan.
Armas por presos y salida de la policía de Euskadi
Dos miembros de la banda responden en su entrevista de doce folios concedida a Gara y plantean su desarme en el marco de una negociación directa con el Estado en la que se deben abordar el acercamiento de los presos, el regreso de los terroristas huidos y la salida de las fuerzas de seguridad del País Vasco y Navarra.
"La cuestión de las armas está incluida en la agenda de la negociación entre ETA y el Estado, y estamos dispuestos a hablar de ello y también a adoptar compromisos, en la lógica de la solución de todas las consecuencias del conflicto", dice la banda en la entrevista recogida por Europa Press.
Explican que su modelo de negociación estaría basado en "tres temas principales: la vuelta a casa de todos los presos y exiliados políticos vascos, la inutilización de las armas de ETA y la desmilitarización de Euskal Herria".
En este último punto, los terroristas se refieren en concreto a la salida de la Policía y la Guardia Civil del País Vasco y Navarra. "El final de la confrontación armada no podría entenderse si Euskal Herria permanece llena de fuerzas armadas", dicen los etarras que consideran este aspecto como "fundamental". "Las páginas más oscuras de ese relato que hemos mencionado las ha escrito la Guardia Civil", añaden.
"ETA nunca será una amenaza"
En otro punto de la entrevista, la banda llega a decir que "nunca será una amenaza para ese proceso". "Nunca lo ha sido. ETA tiene su opinión y hace sus reflexiones. Eso es lo que estamos haciendo. Pero ETA no estará sentada en la mesa de la negociación política. La que represente en esa mesa a la izquierda abertzale en su conjunto será la unidad popular, principal referencia política de la izquierda abertzale", explica.
"El acuerdo democrático debería recibir el respaldo legitimador de la ciudadanía vasca, en forma de ratificación en una consulta popular", dicen.
Rajoy y el nuevo Gobierno
Sobre el papel desempeñado por el líder del PP, Mariano Rajoy, tras el comunicado de cese definitivo de la violencia del pasado 20 de octubre ETA dice que "es verdad que su reacción rompe con el discurso negativo, agresivo y sin sentido de hasta ahora". "Ante esta coyuntura histórica, quien tiene muchas posibilidades de ser presidente de España debe actuar con responsabilidad, y es de suponer que Rajoy lo ha entendido así".
Aseguran haber tenido "relación" y haber adoptado compromisos con los mediadores que impulsaron la declaración del Palacio de Aiete (tres días antes del último comunicado) y al ser preguntados sobre contactos con el Ejecutivo dicen que "no se ha producido ninguna reunión directa entre ETA y el Gobierno de España". "Sin embargo, podemos decir que, en los últimos meses, hemos tenido un conocimiento mutuo y, que nosotros sepamos, el PP está al corriente", añaden.
"Sea cual sea el color que tenga el Gobierno de España a partir del 20 de noviembre, tendrá sobre la mesa el conflicto que mantiene con Euskal Herria", advierten.