Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Encuentran armas y material explosivo en la 'casa zulo' de ETA en Biarritz (Francia)

Las autoridades francesas en colaboración con las Guardia Civil han encontrado armas cortas y material para la fabricación de explosivos en la 'casa zulo' con la que contaba ETA en Biarritz (Francia), según han informado fuentes de la lucha antiterrorista. En la operación, además, se ha detenido a una ciudadana francesa acusada de colaborar presuntamente con la banda.

Estas mismas fuentes han precisado que se han confirmado las sospechas con las que contaba el Instituto Armado y que han desencadenado esta operación contra el 'aparato logístico' de la organización criminal en la que además ha sido detenida por colaboración con banda terrorista una mujer de nacionalidad francesa, propietaria del domicilio. También ha sido arrestada su pareja sentimental para tomarle declaración, si bien los investigadores creen que no tiene relación con las actividades de la banda.
El registro llevado a cabo en el interior del inmueble ha resultado positivo y con el material incautado los expertos en la lucha antiterrorista indican que se asesta un nuevo golpe a ETA ya que es de los pocos almacenes que le quedaban a la banda con material en buen estado.
El lugar registrado es una casa solariega llamada Villa Cambarre en Biarritz. Según vecinos de la zona en los últimos años había estado habitada por un matrimonio con hijos, aunque indican que en el pasado perteneció a un alcalde de la localidad francesa. En torno a ese lugar, cerca de la playa, se han desplegado un gran número de efectivos de las autoridades galas.
ESTRUCTURA 'TÉCNICO-LOGÍSTICA'
El Ministerio del Interior ha emitido un comunicado a primera hora de este jueves en el que la operación es contra la estructura "técnico-logística" puesta en marcha por la banda terrorista en el año 2014.
La cantidad de armas y explosivos encontrados es inferior, en cualquier caso, a la de otras grandes operaciones desarrolladas por las fuerzas de seguridad como fue el hallazgo de un caserío en la localidad guipuzcoana de Legorreta donde el 'comando Erreka' de ETA almacenaba armas y 1.600 kilos de explosivos.
En palabras del entonces vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, aquel caserío de Legorreta era "la sucursal del 'aparato logístico'" de la banda en España. Aquella fue la última gran incautación de material previa a la declaración del cese definitivo de la violencia, que se produjo apenas seis meses después.
APARATO LOGÍSTICO
Antes de Legorreta, las fuerzas de seguridad ya habían desarticulado a principios de 2010 en Óbidos, cerca de Lisboa (Portugal), otra base logística con cerca de 1.500 kilos de explosivo. Actualmente el aparato logístico es la única estructura que le queda a una debilitada ETA junto al aparato político encabezado por David Pla e Iratxe Sorzabal. Tras el cese de la violencia, este 'aparato logístico' que podría estar dirigido por el etarra Iñaki Reta Frutos asumió el 'aparato militar', encargado de coordinar los comandos y ejecutar los atentados.
Actualmente ETA cuenta aún con numerosos zulos repartidos por la geografía francesa, sin embargo, los terroristas tienen grandes dificultades para acceder a ellos ante el temor de ser detenidos. La gran mayoría de sus escondites y almacenes están controlados por las fuerzas de seguridad.
El último 'zulo' de este tipo encontrado a la banda se produjo el pasado mes de diciembre en la localidad francesa de Brassac (sureste de Francia), en el departamento de Tarn y a unos 100 kilómetros de Toulouse. Escondía una pistola, munición y cartuchos de diferentes calibres, polvo de aluminio para la confección de artefactos explosivos, pólvora para la recarga de cartuchos, diversos efectos personales, material para la falsificación de documentos y material informático, todo ello distribuido en cuatro bidones enterrados.