Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Supremo absuelve a dos de los tres condenados por el atentado de Legutiano

ETA atenta el 14 de mayo de 2008 contra la casa cuartel de la Guardia Civil en la localidad alavesa de Legutiano en el que perdió la vida el sargento Juan Manuel Piñuel y sufrieron heridas 27 personas.EFE/Archivo

En el atentado murió el agente Juan Manuel Piñuel y resultaron heridas 27 personas

El Tribunal Supremo ha absuelto a dos de los tres condenados por el atentado cometido por la banda terrorista ETA el 14 de mayo de 2008 contra la casa cuartel de la Guardia Civil en la localidad alavesa de Legutiano en el que perdió la vida el sargento Juan Manuel Piñuel y sufrieron heridas 27 personas.
La Sala de lo Penal mantiene la condena a 515 años de cárcel que impuso en diciembre la Audiencia Nacional al exdirigente de ETA Arkaitz Goikoetxea Basabe pero absuelve a Aitor Cotano, condenado a la misma pena de prisión, y a Iñigo Gutiérrez Carrillo, castigado con 8 años de cárcel por recoger la furgoneta empleada en la explosión.
La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Miguel Colmenero, afirma que la prueba de cargo está sustentada en las declaraciones prestadas por Cotano y Gutiérrez en sede policial, que no fueron ratificadas ante el juez, y por las declaraciones del coimputado Goikoetxea. Y añade que esas manifestaciones no se vieron corroboradas por datos desconocidos hasta ese momento.
Los magistrados condenan al que fuera el líder del 'comando Vizcaya' Arkaitz Goikoetxea a indemnizar a una agente que, aunque el día del atentado estaba fuera del cuartel, perdió en él sus enseres personales. No obstante, rechazan su pretensión de recibir 400.000 euros ya que "las indemnizaciones por el hecho delictivo solamente proceden cuando vengan directamente originadas por aquel".
El magistrado Manuel Marchena ha emitido un voto particular al entender que la Audiencia Nacional debía haberse pronunciado de forma expresa acerca de la condición de víctima de esta guardia civil.