Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal del Tribunal Supremo a Griñán: "No cabe en cabeza humana que no actuaran"

José Antonio Griñán, expresidente de la Junta de Andalucía, llega al SupremoEFE

Uno de los fiscales del Tribunal Supremo que interrogaron al expresidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán el pasado 9 de abril en el Supremo por el denominado caso de los ERE fraudulentos afirmó que "no cabe en cabeza humana" que ningún responsable hiciera nada ante los numerosos informes de la Intervención de la Junta de Andalucía que hablaban de procedimiento al menos "inadecuado" en la concesión de ayudas sociolaborales.

A lo largo de la transcripción de la declaración prestada por Griñán, a la que ha tenido acceso Europa Press, los fiscales del alto tribunal ponen de manifiesto que la Intervención "tuvo que haber hecho" informes de actuación que obligaran a tomar medidas a las Consejerías responsables y que, aunque ésos no se hicieron ello "no exime a los gestores administrativos de realizar algún tipo de actuación ante las evidentes irregularidades que se estaban cometiendo en la tramitación de estos procedimientos".
"Si se les puede llamar procedimientos, porque no tienen nada eh?", argumentó uno de los fiscales -el documento no identifica si la intervención fue la del representante del Ministerio Público Fernando Prieto o la de su compañero Rafael Escobar-.
El fiscal parece perder la paciencia en un momento del interrogatorio antes las insistentes respuestas de Griñán indicando que no existieron dichos informes de actuación y que nunca vio las advertencias que contenían los que sí le fueron remitidos a su viceconsejera, Carmen Aguayo, que ésta misma admitió que nunca entregó a su jefe.
"Ya se lo que dice la norma, pero usted ante el conocimiento y si no lo conoce usted me da igual, la vicecosejera. ¿Cómo es posible que no se haga nada, que no se actúe? Es que no cabe en cabeza humana", le espetó el fiscal a Griñan, para añadir que "uno no se puede basar solo en las normas". "Si están ustedes detectando una serie de irregularidades evidentes, tiene usted que velar por esto", apuntaló.
En este punto, Griñán le contestó al fiscal que haber actuado sería como "una delegación e competencias de la Intervención, órgano de control, sobre la Consejería de la que depende", y que "eso no funciona así". "¿Qué puede hacer la viceconsejera al recibirla si no la Intervención no propone?" insistió Griñán, apuntando que "se toman todas las cautelas y se instruye a la Intervención".
Ante afirmación de Griñán el fiscal responde: "Vamos a ver, 'todas las cautelas' parece que no es serio afirmarlo así cuando llevamos diez años con el mismo procedimiento que luego se ha modificado radicalmente". En otro momento el fiscal llegó a afirmar que los procedimientos de concesión de ayudas se creaban en "el limbo de la fiscalización".
Explicó que en 2011 el convenio marco que amparaba todo el sistema se modificó por una orden de la Consejería de Empleo y en 2012 también, y que se publicaron las ayudas sociolaborales. "Y en 2012 hacen ustedes un decreto exhaustivo que se somete a fiscalización previa, lo que no se puede decir es que no se podía hacer nada", dijo el fiscal.
La Junta asumió "con sonrojo" su responsabilidad política
Sobre estos cambios, Griñán respondió al fiscal en un momento de su declaración: "No tenga duda que la propia Junta de Andalucía y el propio gobierno andaluz, cuando conoce las irregularidades que se han podido producir en la concesión de ayudas o la forma en la que se ha hecho, asume con sonrojo una responsabilidad política".
"Es más, le tengo que decir que yo dejo la Junta de Andalucía por responsabilidad política, pero estamos hablando de responsabilidad jurídica y entiendo que lo que ha ocurrido con este asunto es una barbaridad -contestó Griñán- Una barbaridad".
En este punto el expresidente de la Junta añadió que desde el punto de vista jurídico el comportamiento de la Consejería de Hacienda y el de la Intervención fue "irreprochable".
Reproches habituales que no causan alerta
El fiscal insistió en este punto leyéndole al expresidente fragmentos de los informes de la Intervención que calificaba de "inadecuado" el procedimiento de concesión de las subvenciones, a lo que Griñán contestó que se trata de unos términos de reproche que se utilizan habitualmente por el Tribunal de Cuentas o la intervención en cualquier departamento, por lo que "no hay una alerta que pueda funcionar".
"Yo creo sinceramente que usted conoce ahora que a lo largo de este procedimiento se ha podido defraudar dinero, no sé cuanto -afirmó Griñán-, pero en aquel momento no se sabía absolutamente nada".
En otro momento del interrogatorio, el fiscal espeta a Griñán: "Usted dice que no ha hecho dejación de sus funciones pero vamos, después de lo que pone ahí evidentemente sí".
Ahí Griñán insistió en que, en lo referido a la actividad del gasto referido a estas ayudas, quien tiene que controlarlo es "la Intervención General, no la Consejería de Hacienda".
Igualmente, Griñán reconoció durante su declaración en el Supremo que no leyó el convenio marco de 2001 que según la investigación iniciada por la juez de Sevilla Mercedes Alaya el famoso convenio marco que dio origen al irregular fondo de reptiles. "Yo he conocido lo que dicen que dice", espetó a los representantes del Ministerio Público.
En otro momento de la declaración, el fiscal plantea a Griñán el hecho de que si alguna consejería no seguía el procedimiento administrativo adecuado eso quiere decir que "nadie, ni la consejería de Economía y otros cargos de Hacienda se enteraban de nada, a lo que Griñán contesta que "nadie tiene obligación de saberlo", y que mientras la competencia de Ejecución la tienen aquellos a los que se asignan los créditos la competencia del "cómo se gasta" la tiene la Intervención.
"No parece razonable"
Por su parte, y según consta en la transcripción, el instructor de la causa, Alberto Jorge Barreiro, preguntó a Griñán por las advertencias que la viceconsejera no le elevó a él como consejero pese a que el interventor de la Junta sí avisó a la primera, "por lo menos seis veces en un año de palabra" del déficit y de los "incumplimientos que se estaban produciendo debido a las transferencias de financiación".
El magistrado llegó a decir a Griñán que "no parece razonable que la segunda persona de más confianza, la que tiene usted debajo y a la que da confianza en su labor diaria, le hagan esas advertencias alarmantes por parte de este super jefe de la Intervención de Andalucía y, a su vez, esta señora, año tras año no le dé cuenta a usted".
Así, en el interrogatorio, dijo expresidente que "las máximas de la experiencia no son muy coherentes" y ha advertido de que este comentario era para informarle de "que sucede normalmente en un tribunal a la hora de apreciar el conocimiento o no de las personas".
Griñán, por su lado, le contestó recalcando que Martínez Aguayo no elevó las advertencias porque "en ningún momento se proponía una actuación del consejero".