Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EH Bildu presenta un plan de 68 medidas para establecer un escenario de paz "justa, estable y con garantías"

El documento está abierto a ciudadanos, organismos e instituciones que "deseen contribuir a ese escenario de paz"
EH Bildu ha presentado 'Bakerako Euskal Konponbidea', un plan de actuación resolutivo global que, "de desarrollarse con éxito", colocaría a la sociedad vasca en "un escenario de paz y convivencia normalizada". El citado plan de acción está compuesto por 68 actuaciones que, de verse implementadas, "establecen un escenario que podemos considerar de paz justa, estable, con garantías".
El parlamentario de la coalición soberanista, Julen Arzuaga, acompañado de otros cargos y representantes de EH Bildu y las formaciones que la componen como Marian Beitialarrangoitia, Pello Urizar, Arkaitz Rodríguez, Ikerne Badiola, Xabier Olano, o Julen Mendoza, entre otros, ha sido el encargado de presentar esta iniciativa junto a la Paloma de la Paz de Basterretxea, en San Sebastián.
En su intervención, Arzuaga ha recordado que cuando la coalición independentista presentó el documento 'Bakerako Euskal Bidea' confirmaba la "determinación" de EH Bildu para avanzar en un escenario de paz y exponía los cuatro ámbitos en los que, a su entender, se debe incidir para su consecución, como son memoria y reparación a todas las víctimas, desarme de ETA, resolución de la situación de los presos y exiliados y desmilitarización del territorio.
A su juicio, el desarrollo de esos carriles ha sido "desigual". Según ha resaltado que parlamentario abertzale, "se ha avanzado en el ámbito del reconocimiento, la reparación, la empatía hacia las víctimas desde su igualdad de derechos" avances que, en su opinión, son "necesarios, sin duda". Sin embargo, ha lamentado que los otros carriles "apenas avanzan" y ha señalado que la voluntad de EH Bildu es "equilibrar todos esos canales".
Con ese objetivo, el plan 'Bakerako Euskal Konponbidea' plantea "68 medidas, 68 acciones, 68 actuaciones, 68 carpetas abiertas". "No están vacías, por supuesto, pero queda mucho que hacer hasta completarlas", ha afirmado Arzuaga, quien ha subrayado que las actuaciones planteadas "deben crear sinergias nuevas de tal manera que, avanzando en una acción, anime a desarrollar otra, dotando a ese avance de globalidad y carácter resolutivo".
Asimismo, ha destacado que se trata de una propuesta "abierta" al debate y al resto de personas, organismos e instituciones que "deseen contribuir a ese escenario de paz". "Este plan de acción está dirigido a la sociedad vasca, a todos los agentes y personas que conforman este país, porque creemos que entre todos debemos de ser capaces de generar ese escenario de paz", ha aseverado.
De este modo, ha incidido en que "es hora de ponerse en marcha, de pasar de las palabras a los hechos", al tiempo que ha reiterado que el compromiso de EH Bildu para ello es "total y absoluto". "La ciudadanía nos lo exige y sabrán valorarlo si colectivamente somos capaces de enfrentar este trabajo", ha añadido.
Finalmente, el dirigente de EH Bildu ha considerado que "es el momento de pasar del confort de nuestras posiciones verbales a arriesgarnos a que comiencen a pasar cosas". "Con altura de miras, en positivo, constructivamente, como ya lo han demostrado en Ipar Euskal Herria", ha concluido.
PLAN DE ACCIÓN
El plan elaborado por EH Bildu plantea acciones en el ámbito de la memoria histórica y de la memoria reciente, entre las que están el impulso de una legislación inclusiva e integral de reconocimiento y reparación de víctimas, en especial de las que todavía no tienen esa condición, con un tratamiento "de igualdad y con apertura a todo el arco temporal", o la "reforma y despenalización de delitos vinculados a la humillación de las víctimas o enaltecimiento, conjugando el principio de libertad de expresión y ofreciendo amparo de forma objetiva a cualquier víctima a agresiones a su dignidad u honor".
Asimismo, propone acciones en torno al desarme de ETA como el apoyo institucional para la consecución ese escenario, o labrar consensos político-institucionales para "otorgar la máxima cobertura legal así como legitimidad política, institucional y social al proceso de desarme" y "trabajar para que actuaciones de obstaculización o sabotaje no malogren el objetivo del desarme de ETA".
En cuanto a la penal y penitenciaria, plantea "un intervención política inmediata" para el final del alejamiento y la dispersión, y terminar también con "las políticas penales y penitenciarias de excepción", y fomentar la búsqueda de acuerdos que "favorezcan el proceso de reintegración de las presos vascos y personas exiliadas y deportadas mediante acuerdos entre fuerzas políticas y en las instituciones", entre otras acciones, mientras que también contempla acciones en torno a la desmilitarización.
Por último, bajo el epígrafe de futuro de convivencia democrática apuesta por el impulso de un 'Acuerdo de Convivencia Democrática' por el que "todas las aspiraciones sociales políticas, se puedan desarrollar sin coerciones, imposiciones o ni amenazas de recursos a la violencia de ningún tipo".
Asimismo, plantea la redacción e implementación de un Plan de Educación en la Paz y los derechos humanos que "posibilite la transición de una situación de vulneraciones de derechos humanos por motivación política a otra de salvaguarda de todos los derechos, enfrentando los retos de futuro de una sociedad plural y moderna".