Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EH Bildu dice a quienes quieren la disolución de ETA "por encima de todo", que no puede disolverse si no se desarma

Preguntará el próximo miércoles al ministro del Interior por el operativo de Francia del viernes
La portavoz de EH Bildu en el Congreso de los Diputados, Marian Beitialarrangoitia, ha afirmado que, quienes quieren la disolución de ETA "por encima de todo", deben entender que la banda no puede disolverse sin desarmarse. "Por lo tanto, impedir el primer estadio es impedir aquello que tu dices que estás buscando", ha manifestado.
En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Beitialarrangoitia ha asegurado además que preguntará este próximo miércoles al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, sobre el operativo desarrollado en Francia en el que se decomisaron medio centenar de pistolas que iban a ser inutilizadas para escenificar un desarme y en el que se detuvo a cinco personas.
A su juicio, "una organización que quiere dar pasos para que no haya dudas sobre que no va a actuar, más allá de lo que expresa, lo que necesita es poder desarmarse".
"A todos lo que nos importa es que ETA se desarme, que no tenga armas y no las utilice. Si nos ceñimos al proceso irlandés, el IRA no se ha disuelto y no ha pasado absolutamente nada porque la sociedad tiene claro que la actividad del IRA no va a volver a los tiempos del pasado", ha aseverado.
Marian Beitialarrangoitia ha señalado que los Estados español y francés intentan "evitar el desarme" con operaciones como la del pasado viernes y "atacar las ansias de paz y los intentos, con muy buena voluntad de muchas personas para contribuir a llevar a buen término un proceso de paz que el Gobierno lleva bloqueando cinco años".
"CONTRA LA SOCIEDAD CIVIL"
"Estamos en un momento en el que la propia sociedad civil se está implicando para poder hacer y contribuir a ese desarme que el Gobierno se niega a hacer en la medida que le toca", ha apuntado.
De este modo, a su juicio, no es una escenificación lo que el Ejecutivo central pretende evitar sino que pretende evitar "el desarme". "Intentan atacar las ansias de paz y los intentos de muchas personas de contribuir a llevar a buen término el proceso de paz", ha denunciado, para añadir que la operación del pasado viernes es "de suma gravedad", ya que "no es una operación contra ETA sino contra una sociedad civil que quiere la paz y está dispuesta a poner en riesgo su propia estabilidad para contribuir a ello".
Según ha remarcado, a un gobierno verdaderamente democrático se le debería pedir que contribuyera al desarme. Por ello, ha advertido de que cuando se tiene la opción de acabar "un ciclo de forma ordenada y bien, no es fácil de entender a nivel internacional" que el Ejecutivo del PP "se niegue a ello".
"No hay otro caso como el del Gobierno español si miramos cómo se han resuelto otros conflictos. Cabría esperar de un gobierno democrático que contribuyera al desarme pero lo que tenemos delante no es un gobierno democrático", ha criticado.
"CONFRONTAR CON EL ESTADO"
De este modo, ha considerado que la única forma de llevar "a buen puerto" el proceso de desarme es "confrontar con el Estado y decirle que su actuación no es de recibo y no se acepta por la población", así como que "de alguna forma la clase política nos hagamos eco de lo que dice la sociedad civil".
"Tenemos aún muchos temas por solucionar. Tenemos el tema del desarme, de los presos y el debate sobre la desmilitarización. Hasta que esas cuestiones no se pongan sobre la mesa y se les dé una solución no estaremos en una situación de paz. La clase política deberíamos mirar más a lo que la sociedad civil demanda y responder a esa población", ha indicado.
Del mismo modo, ha asegurado que no se pide a nadie que "deje sus heridas de lado", pero ha considerado que todo el mundo debería reflexionar sobre "hasta qué punto contribuir a que se produzca el desarme de forma ordenada ayuda a ir cerrando esas heridas".
"La sociedad civil somos todos los que vivimos en Euskal Herria. Por otra parte cualquier ciudadanos no ve la forma de implicarse que han visto estas cinco personas detenidas, que son personalidades con amplia trayectoria y mucho reconocimiento. Si fueran cinco desconocidos sería más difícil poner a las claras cuál es la intencionalidad de la operación. Nadie duda de que el viernes no se detuvo a cinco miembros de ETA y eso lo da en parte el hecho de que se trate de cinco personas reconocidas", ha finalizado.