Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Domènech (ECP) pedirá el miércoles derogar la ley que permite al TC inhabilitar a políticos

Cree que la "operación sonrisa" de Rajoy es inútil sin alternativas
El líder de EnComúPodem (ECP), Xavi Domènech, registrará una proposición de ley en el Congreso este miércoles para derogar la ley que aprobó el PP con mayoría absoluta y que permite al Tribunal Constitucional (TC) inhabilitar a cargos públicos si no cumplen sus sentencias.
Según han explicado Domènech en una entrevista de Europa Press, ECP considera que si hay una sentencia que no se cumple, se tendría que llevar desde la Fiscalía General, que iniciaría un proceso judicial en el que tiene que haber "una imputación de una figura penal específica con una temporalidad específica".
El diputado de ECP lamenta que, ahora, "sin referirse a cuál es un delito, el TC puede aplicar una pena 'sine die", lo que ha tachado de aberrante en términos de Estado de Derecho.
Considera que la reforma se hace para que el tribunal pueda tener "intervención directa, en relación al desafío catalán", y espera no tener problemas para encontrar apoyos en el Congreso para conseguir aprobarla.
Domènech recuerda que, cuando el PP propuso reformar la Ley del TC, el PSOE se opuso frontalmente a la propuesta de los populares en el Senado: "Fue especialmente duro".
Cree que contará con el apoyo de los socialistas porque, con las prerrogativas que se dan al TC, se quiere "legitimar una actuación jurídica específica para Cataluña, pero, si se pervierte la democracia en un sitio, se pervierte para todo el mundo".
"No permite sólo suspender a un presidente de la Generalitat, también permite suspender al presidente del Ejecutivo español a través de la interpretación de un conflicto de una resolución del TC", ha avisado.
INCONGRUENCIA DEL GOVERN EL 6D
Sobre la apertura de ayuntamientos el 12 de octubre y que se vuelva a hacer este martes día de la Constitución, ha considerado "legítimo" que se exprese desafección con la Carta Magna de esa forma.
Aun así, ha dicho no entender que los partidos soberanistas tomen esas medidas de protesta en los consistorios pero que no lo haga en el Govern o el Parlament "con la mayoría que tienen".
Con todo, ha criticado que el Gobierno central intente "reprimir o sofocar lo que son muestras de una realidad a través de una protesta simbólica que entra plenamente dentro de la libertad de expresión" --aunque ha aclarado que él hará fiesta--.
Por eso cree que el Ejecutivo liderado por Mariano Rajoy, debería preocuparse más por lo que está pasando --la crisis de legitimidad de la Constitución o del 12-O en Cataluña-- que por la forma de manifestarlo.
Sobre la designación del nuevo delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, en sustitución de Llanos de Luna --que recurrió en los tribunales la apertura del Ayuntamiento de Badalona el 12-O--, ha dicho que el diálogo tiene que ir acompañado de medidas y no de más judicialización de la política.
Ha lamentado que el Gobierno central no plantee una alternativa al proceso soberanista y crea que la solución al conflicto catalán sea un nuevo modelo de financiación --que recuerda que se debió ofrecer en 2014--; más financiación --que debían haber hecho en otros ejercicios-- y "tocar un techo de gasto, que es insuficiente" y que cree que jamás se debió imponer, porque es injusto en comparación con el del Estado.
Por ese motivo, ha calificado los gestos del Ejecutivo de tender la mano al diálogo con las instituciones catalanas de "operación sonrisas", y les exige que esos gestos se acompañen de acciones empezando por no llevar a los tribunales medidas adoptadas por mayorías en el Parlament, o protestas amparadas en la libertad de expresión.
COMISIÓN TERRITORIAL
Domènech reprocha a los populares falta de alternativas para solucionar el conflicto territorial, y especialmente el que afecta a Cataluña, "que ha superado el modelo autonómico".
Por eso, ha propuesto en el Congreso crear una comisión que aborde el modelo territorial del Estado: en un principio se plantearon crear una subcomisión dentro de la Comisión Constitucional del Congreso, pero ahora apuestan por una comisión propia.
En ella, pretende que se aborden las distintas propuestas para Cataluña, pero también la situación del País Vasco --"el reconocimiento de Euskadi como nación y su derecho a decidir"-- y la aplicación del artículo 135 de la Constitución.
ECP quiere que sea una comisión "primero de diagnóstico y después de propuestas", y ha recordado que el PDECAT ya ha registrado una moción en el mismo sentido.
CONVERSACIONES CON LOS GRUPOS
Domènech considera que lo importante es que la comisión se cree, por lo que, a diferencia del PDECAT, antes de registrarla han iniciado una ronda de contactos con los grupos parlamentarios.
Para los 'comuns' la clave es hablarlo con los partidos catalanes, con el PNV y con el PSOE: "Pero interlocutaremos con todos. Al PP ya le hemos explicado la propuesta", ha explicado y ha avanzado que también han hablado con algún otro grupo.