Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diputado PP plantea la rehabilitación reputacional de los absueltos por corrupción que fueron obligados a dimitir

Rojas cifra en casi 200 los casos en el PP y pide que el partido informe de su inocencia y recuperen su condición de afiliado
El portavoz adjunto del Grupo Popular y diputado por Granada, Carlos Rojas, ha presentado una enmienda a la ponencia Política y de Estatutos que se debatirá en el congreso del partido en la que plantea la "rehabilitación reputacional" de los cargos públicos que fueron "obligados" a dimitir y abandonaron el ejercicio de sus funciones debido a una "acusación injusta" por corrupción, declarada así después por "una resolución judicial firme".
En caso de que haya fallo judicial declarando la inocencia, Rojas propone en su enmienda a la que ha tenido acceso Europa Press, que el PP, a través del Comité Ejecutivo correspondiente al ámbito territorial al que perteneciera ese cargo público, informe a la opinión pública de su inocencia.
Además, el diputado del PP pide en esta enmienda que se promueva su rehabilitación reputacional para el servicio público, con la recuperación inmediata de su condición de afiliado al PP "con plenos derechos y obligaciones pudiendo volver a participar en la vida orgánica del partido, así como a participar en los procesos electorales futuros si así lo deciden los órganos del partido competentes para ello".
DENUNCIAS DE OTROS PARTIDOS
En la justificación de esta enmienda --a la ponencia que ha dirigido el vicesecretario de Organización, Fernando Martínez-Maillo--, Rojas destaca la defensa del principio de presunción de inocencia, el derecho al honor y el principio desigualdad.
Además, recuerda que existen "centenares de casos de servidores públicos que han sido acusados de conductas ilícitas en el ejercicio de su cargo" y añade que la mayoría de ellos "abandonaron su función de servidores públicos" por esas acusaciones.
"Sin embargo, cuando una resolución judicial archivó el procedimiento contra ellos interpuesto, o los declaró inocentes por sentencia, ya nunca regresaron a cumplir su vocación en la vida pública pues habían quedado inhabilitados por una condena reputacional que quebró en origen su presunción de inocencia, y dañó su trayectoria y su honor", asegura.
A su entender, la política pierde a servidores públicos "honestos y a buenos gestores". En concreto, subraya que "cerca de 200 servidores públicos del PP, declarados inocentes, no han regresado al servicio público por causa de un estigma injusto que ha sido debido en la mayoría de las ocasiones a denuncias de otras formaciones políticas, en un abuso del derecho en clave de judicialización de la política".
De hecho, dice que esto ha provocado que incluso las asociaciones de jueces y fiscales vean imprescindible limitar la acusación popular, al tiempo que añade que "así lo estima igualmente el Ministerio de Justicia". "Nos encontramos ante querellas basadas en recortes de prensa; ayuntamientos personados en contra del gobierno municipal anterior, de signo político opuesto; confrontación política sustanciada en los tribunales; condenas anticipadas en juicios paralelos", apostilla.
Por todo ello, Rojas ve necesario promover desde el PP la rehabilitación reputacional para el servicio público de aquellos que "se vieron obligados a abandonar su responsabilidad pública de manera anticipada por una ominosa judicialización de la política".