Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Diputación vizcaína no recurrirá la sentencia sobre la planta de purines de Karrantza

La diputada foral de Sostenibilidad y Medio Natural, Elena Unzueta, ha anunciado en una comparecencia en Juntas Generales, solicitada por el grupo juntero Podemos Bizkaia, que la Diputación no va a recurrir la sentencia que dictó el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Bilbao a finales de marzo en donde declaraba "fortuito" el concurso de la planta de purines de Karrantza, cuya sociedad promotora quebró tras lograr subvenciones por más de 10 millones de euros, de los que dos millones de euros fueron otorgados por la Institución foral.
Según ha informado la Cámara foral, la diputada ha negado que esta decisión, sustentada en criterios "técnicos y jurídicos", suponga "un cambio de rumbo o de dirección" respecto a la política llevada a cabo por la Diputación en este asunto, ya que el objetivo de la Institución foral sigue siendo "recuperar el dinero invertido más los intereses". Unzueta ha tachado de "inviable" jurídicamente un supuesto recurso de apelación y no ha querido entrar a valorar la sentencia como le ha pedido el grupo morado. "Respetamos la sentencia", ha dicho.
La decisión ha causado "sorpresa" entre las formaciones de la oposición. Para Josean Elgezabal, de Podemos Bizkaia, existen "muchos motivos" para recurrir la sentencia y ha criticado la decisión de no hacerlo por existir una "gran diferencia entre lo que se dice y lo que se hace".
Desde el PP creen que supone "penalizar" la recuperación de esos dos millones por esta vía, cuando, además, desde otras instancias como la Abogacía del Estado "sí se va a recurrir", ha recordado su apoderado Eduardo Andrés. "Si otras Administraciones van a recurrir es porque ven razones", ha coincidido el juntero de EH Bildu David Lopategi, quien ha lamentado que la Diputación tome una decisión atendiendo "solo" a criterios técnico-jurídicos.
Por su parte, el socialista Ignacio Jerónimo, después de recordar que fue el Gobierno socialista de Patxi López quien paralizó las ayudas a la planta y de destacar la "importancia de recuperar esas cantidades", ha apuntado a la necesidad de seguir los criterios "profesionales" de los servicios jurídicos de la Diputación.
Desde las filas del PNV se ha compartido el camino seguido por la Diputación. "Las decisiones políticas hay que sustentarlas en criterios técnicos", ha matizado María Presa, para quien el caso "no está cerrado" y existen vías para pedir "responsabilidades patrimoniales y penales".
Tanto ella como la diputada han recordado que el Tribunal de Cuentas del Estado ya emitió un informe en el que se negaba la existencia de "irregularidad contable" por parte de la Diputación, que otorgó dos millones de euros en ayudas al fallido proyecto de la planta de purines "correctamente".
RECHAZO A INCREMENTAR LAS AYUDAS AGRARIAS
Por otro lado, la comisión de Sostenibilidad y Medio Natural de la Cámara vizcaína ha rechazado una proposición no de norma de EH Bildu para incrementar el tope máximo de ayudas compensatorias para explotaciones en zonas desfavorecidas.
El grupo abertzale pedía elevar "hasta los 450 euros" este máximo por hectárea al año, tal como recoge el PDR Europeo. El apoderado Mikel Kormenzana ha lamentado que esta prima "decreciente" se sitúe en Euskadi en un máximo de "297 euros por hectárea", de los que el 75% son aportados por la Unión Europea a través de los fondos FEDER. Para él, no alcanzar este tope, que sí siguen otras regiones europeas, supone una "pérdida de fondos".
La propuesta, que ha sido apoyada por Podemos Bizkaia y ha contado con la abstención del PP, ha sido tumbada por el rechazo de PNV y PSE-EE. El socialista Ignacio Jerónimo ha esgrimido la causa de los recursos "limitados" y ha recordado que el tope fijado en Euskadi llegó tras alcanzarse un "consenso" entre las tres Diputaciones y el Gobierno vasco en el marco del Programa de Desarrollo Rural del País Vasco 2015-2020.
La jeltzale Zuriñe Argatxa ha mantenido que el límite fijado por las instituciones vascas viene a ser el "máximo posible" teniendo en cuenta la normativa europea. "Llegamos al 100% del lucro cesante. Nos gustaría aumentar las ayudas pero no podemos actuar fuera de la norma", ha dicho. De hacerlo, "Europa lo dejaría sin efecto".