Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puig insiste en que los Mossos no pudieron herir a Ester Quintana

El comisario Sergi Pla, jefe del área de recursos operativos de los Mossos d’Esquadra, ha dimitido por la polémica desatada después de que desapareciera un informe sobre los disparos de pelotas de goma por parte de la policía autonómica en la huelga general del pasado 14 de noviembre. El consejero de Interior de la Generalitat, ha informado de esta renuncia, durante una comparecencia en la que ha reconocido que él mismo presentó su dimisióna a Artur Mas, pero el president no se la aceptó.

En rueda de prensa tras reunirse con los grupos que conforman la Diputación Permanente del Parlamento catalán, Puig ha informado de que acepta la dimisión de Pla, una decisión que "le honra", y ha insistido en que no se dispararon pelotas de goma de los Mossos, un recurso que ve necesario, tras las nuevas indagaciones realizadas, y ha informado de que en la zona donde fue herida Ester Quintana se dispararon siete proyectiles, pero que ninguno puede haberla herido porque son posteriores.
Puig ha reiterado que confía plenamente en que los Mossos no son los culpables del impacto que recibió Ester Quintana: "De la información que tenemos no se puede desprender que la lesión de Quintana haya sido causada por una acción de los Mossos", ha dicho.
El conseller Puig, además, ha informado de que se están tomando medidas para "hacer más transparente las actuaciones de los antidisturbios" como la instalación de GPS a las lanzaderas y colocar cámaras a los tiradores para grabar la situación". Puig ha defendido el uso de estos sistemas de defensa por parte de la policía, "necesitan herramientas como estas para situaciones puntuales".