Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos años y dos meses para Díaz Ferrán por la compra de Aerolíneas Argentinas

Gerardo Díaz Ferrán en el banquillocuatro.com

El juez de lo Penal de la Audiencia Nacional, José María Vázquez Honrubia, ha condenado al expresidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, a dos años y dos meses de prisión por un delito contra la Hacienda Pública por la compra de Aerolíneas Argentinas por parte de las empresas Air Comet y Viajes Marsans.

El magistrado ha impuesto, además, al expresidente de la patronal el pago de una multa de 99,04 millones de euros por impago del Impuesto de Sociedades de 2001, cerrado en febrero de 2002, derivado de la operación de compra de la aerolínea argentina.
Honrubia ha dictado la misma pena contra el expresidente de Air Comet Antonio Mata. En el procedimiento también estaba imputado el socio de Díaz Ferrán en Marsans, Gonzalo Pascual, fallecido en junio de 2012.
El magistrado condena a ambos a la pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas y del derecho de gozar de beneficios o incentivos fiscales o de seguridad social durante cuatro años y seis meses, así como a inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena.
La operación se realizó a través de las sociedades Air Comet y Segetur, cuya representación ostentaba Mata, Transportes de Cercanías, representada por Díaz Ferrán, y Autobuses Urbanos del Sur (Busursa), a cargo de Pascual. Honrubia ha declarado a las tres empresas responsables civiles subsidiarias.
"Gravísimos problemas económicos"
La sentencia, hecha pública este martes, considera acreditado que Díaz Ferrán defraudó junto a Mata 99 millones de euros y que utilizaron fondos públicos de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) "para deshacerse de una compañia con gravísimos problemas económicos".
Para ello emplearon la sociedad argentina Interinvest, que actuaba como pantalla y no tributaba en España. Air Comet se constituyó en acreedor dominante en el concurso de Aerolíneas al obtener los reembolsos del concurso y cederlos a Interinvest, que obtenía un incremento patrimonial que después no tributaba.
Los créditos, por un importe total de 272.872.584 dólares, fueron satisfechos a los acreedores mediante cheques bancaros emitidos por el BBVA a nombre de Interinvest con fondos de la SEPI y esta sociedad los cedió a Air Comet "con la peculiaridad, fuera de toda lógica mercantil, de que el adquiriente no obtuvo descuento alguno".
"No es de recibo que Air Comet pretenda estar exenta del pago de impuestos por no obtener beneficio alguno, cuando el beneficio final, con los fondos de la SEPI, lo obtiene Interinvest que no paga impuestos en España".
"Poco más que un recadero"
Honrubia precisa que Interinvest obtiene el consiguiente beneficio por la adquisición de acciones de Aerolíneas, pero al ser sociedad argentina no tributa en España, y Air Comet, "que se quiere presentar como un mero mandatario, poco más que recadero", tampoco tributaría pues los fondos que maneja son de un tercero y por tanto "al dar cuanto recibe, sin obtener nada, su resultado será fiscalmente neutro".
"Pero la realidad fue que los millones de dólares aportados por la SEPI para cancelar pasivos de Interinvest fueron utilizados por Air Comet para la compra de esos pasivos, quedando subrogada en la posición de acreedor frente a Aerolíneas, interviniendo en el concurso de acreedores de dicha sociedad", dice el juez.