Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detienen a uno de los autores de una agresión a un testigo protegido en el 'caso Cursach'

La Policía Nacional ha detenido este miércoles a uno de los presuntos autores de una agresión a un testigo protegido en el 'caso Cursach' y continúa buscando al otro implicado.
La víctima es un antiguo empleado de la discoteca Tito's -perteneciente al Grupo Cursach- que afirma que en dicho local se traficaba con droga y se organizaban fiestas privadas para policías con prostitutas.
La agresión tuvo lugar en las inmediaciones de su casa la semana pasada y el testigo sufrió lesiones leves, según han informado fuentes del caso a Europa Press.
En su testimonio ante el juez instructor del caso, Manuel Penalva, este empleado apuntaba a que en la discoteca se organizaban fiestas privadas con cocaína y prostitutas para policías implicados en la trama, todo ello pagado por la empresa.
El testigo afirmó que los responsables de la sala comercializaban con la droga, que llegaba en maletas través de un barco en el Paseo Marítimo.
El ex trabajador implicó en el tráfico de drogas directamente al director del local y al jefe de sala, quien fue detenido -más de una vez- por amenazas a los testigos de la causa.
Precisamente, el testigo interrogado este jueves por los abogados denunció haber recibido amenazas e intimidación por parte de dos ciudadanos de nacionalidad rumana que también fueron detenidos.
Cabe recordar que a lo largo de la instrucción otros testigos han denunciado también el presunto tráfico de drogas por parte del empresario Bartolomé Cursach y su entorno.
En concreto, Penalva y el fiscal Anticorrupción, Miguel Ángel Subirán investigan una presunta trama de favores policiales a distintos empresarios, entre ellos Bartolomeu Cursach. A este y su directivo de confianza, Bartolomé Sbert, se le imputan al menos 16 delitos por los que permanecen en prisión desde el pasado 3 de marzo. Cabe destacar que Cursach fue trasladado el 5 de mayo desde Palma a una cárcel valenciana.