Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detienen a Cañamero por su negativa a declarar por la ocupación de Las Turquillas

Jornaleros y militantes del SAT vuelven a entrar en Las TurquillasEFE

Agentes de la Guardia Civil han detenido en la tarde de este martes al secretario general del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT), Diego Cañamero, por su reiterada incomparecencia a declarar como imputado ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) con motivo de la ocupación de la finca militar Las Turquillas, ubicada en la localidad sevillana de Osuna, según han informado fuentes del sindicato.

Estas mismas fuentes han explicado que la detención se ha producido a las 18,00 horas, cuando Diego Cañamero abandonaba una reunión celebrada en el Centro Obrero de El Coronil (Sevilla). Una vez ha sido detenido, los agentes que lo esperaban a las puertas del local desde las 17,00 horas lo han trasladado a la Comandancia de la Guardia Civil de Montequinto.
Según las fuentes consultadas, Cañamero pasará previsiblemente la noche en los calabozos y será este miércoles cuando sea conducido para que preste declaración ante el TSJA, cuya sede se encuentra en Granada.
Cabe recordar que el pasado viernes, el Alto Tribunal andaluz ordenó su detención inmediata al ser la tercera vez que no se presentaba a la comparecencia judicial fijada por la ocupación de la finca de Las Turquillas, que tuvo lugar el pasado verano, tras lo que fue citado nuevamente este lunes a declarar.
De este modo, Cañamero ya ha desoído hasta cuatro citaciones para declarar ante el TSJA.
La causa
En la causa abierta por la ocupación de la finca Las Turquillas, donde se encuentra la Yeguada Militar del Ejército, están imputados medio centenar de simpatizantes y militantes del SAT, entre ellos el parlamentario andaluz de IU y alcalde de Marinaleda (Sevilla), Juan Manuel Sánchez Gordillo.
El TSJA, que cifra los daños causados en la finca en 794,14 euros y en 281,50 euros el valor de los objetos sustraídos, atribuye a los imputados los posibles delitos de usurpación, daños y desobediencia y una falta de hurto.
El juez relata que fue el 23 de julio de 2012 cuando se recibió la información de que el SAT había decidido ocupar Las Turquillas, una finca de titularidad estatal de 1.200 hectáreas que es "de relevante importancia por su ubicación y características ecológicas, agroambientales, ecoturísticas y grado de protección".
Añade que sobre las 10,00 horas del 24 de julio de 2012 se concentraron en las inmediaciones de la finca unas 500 personas encabezadas por una pancarta con el lema 'Andaluces levantaos. Pedid tierra y libertad. ¡Movilízate!. Las Turquillas para los trabajadores', con banderas de Andalucía con el anagrama del SAT.
Según indica el magistrado instructor, los manifestantes se dirigieron desde allí hasta la portada lateral de la finca, "rompiendo con un hierro el candado y la cadena" que cerraba las dos hojas metálicas, de malla, de la puerta de entrada al camino, "fracturando igualmente" el bastidor de la misma y accediendo seguidamente a la finca todos los concentrados, "a cuyo frente" figuraban Sánchez Gordillo, Cañamero y otros dos militantes del SAT.
De este modo, y "preguntados" por el jefe del dispositivo montado en el lugar por la Guardia Civil, contestaron que "pretendían ocupar la finca para trabajar en ella y se dirigían a entrevistarse con los responsables de la yeguada militar para comunicárselo", siendo advertidos por el responsable de la Benemérita de que "podían cometer un delito de usurpación".
Una vez en el recinto militar, recorrieron unos tres kilómetros, "de los que la parte final del camino es de uso exclusivo del personal de la yeguada militar", y "destruyeron" un azulejo rústico colocado junto a la puerta de entrada al recinto con la leyenda 'Yeguada Militar', que sustituyeron por otro con el lema 'Igualdad y Tierra'.
'Trabajar' la tierra ocupada
Sánchez Gordillo y Cañamero fueron recibidos por un capitán de la Guardia Civil, "que les advirtió que podían cometer un delito", pero ellos "insistieron en que iban a ocupar la finca", mientras que el oficial al mando del dispositivo, "que grabó videográficamente todo lo que estaba sucediendo e identificó a 53 de los ocupantes de la finca", ordenó a los agentes a sus órdenes "no intervenir para evitar una alteración del orden público".
Junto al camino, los "ocupantes" instalaron "una especie de campamento" formado por una choza de cañas y varias tiendas de campaña, "en el que se fueron relevando para pasar los días y las noches y 'trabajar' la tierra ocupada", asevera el magistrado, que indica también que los imputados "fracturaron" los sistemas de guarda y anclaje de un pozo cercano "e instalaron una especie de motobomba para extraer el agua".
De igual modo, "labraron un corto trozo de tierra y conectaron una goma de polietileno a una ventosa de la conducción de agua, de suministro de los bebederos del ganado, para usarla como ducha, y se apoderaron de utensilios de labranza y de materiales que se llevaron" cuando desalojaron la finca.
Riesgo de incendio al prender fuego a 18 alpacas de paja
Además, el 26 de julio prendieron fuego a 18 alpacas de paja, "con riesgo de incendio del rastrojo existente en la zona", un riesgo que "se incrementó durante los días de la ocupación, al circular constantemente sus vehículos por tierras de labor", habiendo desaparecido además la cadena que delimitaba el terreno cedido al Ayuntamiento de Osuna y que impedía el acceso a coches hacia el acuartelamiento.
Al día siguiente, unas 35 personas rompieron un candado de la cancela del vallado e iniciaron el corte de ramajes de olivos y almendros, a lo que se suma que otras tres personas subieron a un depósito de agua y pintaron una bandera de Andalucía.
Fue el 7 de agosto cuando el Juzgado de Instrucción número 1 de Osuna ordenó el "inmediato" desalojo de Las Turquillas, lo que fue notificado personalmente a los imputados por el capitán de la Guardia Civil al día siguiente, pero los mismos se negaron y le dijeron que "no abandonarían el recinto si no era a través del empleo de la fuerza". Finalmente, el desalojo se produjo sin incidentes el 9 de agosto.