Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidos en Grecia defienden el "derecho a desobedecer y traer refugiados mientras los gobiernos legalicen el horror"

Ambos se encuentran "muy bien" y pasarán este jueves a disposición judicial
Los dos detenidos en el puerto griego de Igoumenitsa, cuando intentaban trasladar a ocho refugiados, han asegurado, en un vídeo grabado antes de su arresto, que los ciudadanos tienen "derecho a desobedecer trayendo a personas refugiadas y haciendo de Euskal Herria, tierra de acogida", mientras los gobiernos sigan "legalizando el horror e incumpliendo su raquítico cupo" de acogida.
El vizcaíno Mikel Zuloaga y la navarra Begoña Huarte fueron arrestados en la tarde de este pasado martes en el puerto griego de Igoumenitsa cuando intentaban cruzar en ferry el mar Adriático, junto a los ocho refugiados. Está previsto que Zuloaga y Huarte pasen a disposición judicial este próximo jueves, mientras que seis de los refugiados han sido puestos ya en libertad y los otros dos se encuentran en proceso de solicitud de asilo en Grecia.
Ambos han dejado grabado un vídeo, que ha sido difundido en una comparecencia en Bilbao de colectivos y ciudadanos que apoyan esta iniciativa de "desobediencia civil", en el que declaran en euskera y castellano que su intención de trasladar "ilegalmente a personas refugiadas" y asumen "las consecuencias de la iniciativa desde la no colaboración con esta barbarie comparable a otros grandes exterminios de la historia".
"Obedecemos a los derechos humanos y desobedecemos abiertamente a los gobiernos europeos que han convertido las fronteras en espacios de muerte, detención y deshumanización para miles de personas", manifiestan.
Zuloaga y Huarte explican que se trata de "una acción sin ánimo de lucro, autofinanciada por diversas personas de movimientos sociales y que no tiene más fin que la solidaridad humana y la denuncia política".
Finalmente, aseguran que, "mientras los gobiernos sigan legalizando el horror, vulnerando los derechos humanos e incumpliendo su raquítico cupo, las organizaciones sociales, la ciudadanía, la gente de buena fe tenemos derechos a desobedecer trayendo a las personas refugiadas y haciendo de Euskal Herria tierra de acogida".
Ambos se encuentran "muy bien" y desean "lanzar un mensaje de que no son héroes, sino que forman parte de un movimiento muy amplio de personas que llamamos a desobedecer estas leyes injustas", han explicado durante la comparecencia de apoyo a estas dos personas sus portavoces, Carlos Askunze y Nati Ovelleiro.
La comparecencia, a la que ha seguido una concentración en el Casco Viejo bilbaíno, ha sido respaldada por varias decenas de representantes "plurales" de colectivos sociales, sindicatos y partidos, así como allegados de Zuloaga y Huarte y personas que a título individual apoyan "esta iniciativa solidaria y de denuncia de las políticas migratorias injustas e inhumanas de la UE" por la que han sido detenidos.
Entre otros, han acudido a la convocatoria la parlamentaria de EH Bildu Diana Urrea, el representante de Ezker Anitza Iñigo Martínez, la juntera de Podemos Asun Merinnero, o concejales bilbaínos de Udalberri y Ganemos Goazen Bilbao, así como la secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide.
"Suscribimos todas y cada una de las palabras que Mikel y Bego dejaron antes de partir a Grecia", ha señalado Askunze, que ha advertido de que "esta vez han sido ellos, pero podríamos haber sido otros cientos de personas que no nos resignamos y que hacemos un llamamiento público a la desobediencia civil frente al trato que reciben las personas migrantes y frente a las políticas europeas de la barbarie".
"NO CABE DELITO"
Según ha explicado, hasta que no pasen a disposición judicial, algo que está previsto para este próximo jueves, no se conocerá de qué se acusará a los dos detenidos ni si se adoptarán medidas cautelares.
"En el peor de los casos, podrían ser acusados de trata de personas, que en Grecia está penado con fuertes penas", ha señalado Askunze, que ha subrayado que "queda claro que la acción no tenía como fin la trata de personas" y que "no cabe delito", por lo que "sería absurdo que se les acusase de trata de personas".
Los portavoces han eludido manifestarse sobre el pronunciamiento realizado por el Gobierno vasco al respecto, que ha asegurado que comprende la "indignación" de los activistas detenidos en Grecia, pero no comparte el método de denuncia. "Cada quien es responsable de su estrategia y su papel", han indicado.
En cualquier caso, han reconocido que han recibido respuesta "positiva" del Ejecutivo autonómico a su solicitud de que hagan "todas las gestiones que están en su mano" ante la embajada española en Grecia y el Ministerio de Asuntos Exteriores para que "tomen cartas en el asunto".
Finalmente, han anunciado que, en próximos días, se anunciarán movilizaciones para solicitar la puesta en libertad de Mikel Zuloaga y Begoña Huarte y reclamar "unas políticas migratorias más justas, más humanas y más solidarias".