Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulan el clan de 'Los Salcianu'

agentes de la policía nacionalcuatro.com

La Policía Nacional ha desarticulado en Silla (Valencia) el clan familiar de 'Los Salcianu', un grupo criminal de ciudadanos rumanos dedicado a la trata y explotación sexual de mujeres de su misma nacionalidad en la vía pública.

Según ha informado la Dirección General de la Policía, gracias al desarrollo de esta operación policial se ha logrado liberar a cuatro víctimas de la red y se ha detenido a cinco miembros de este grupo, entre los que se encontraban los máximos responsables de la explotación de las mujeres.
La Policía comenzó a investigar el caso el pasado mes de febrero en Alzira (Valencia), cuando una de las víctimas denunció al clan y relató cómo había conocido a un compatriota en España y éste le había convencido para que ejerciera la prostitución en la vía pública, concretamente en la zona conocida como la 'Pista de Silla', donde repartirían los beneficios a partes iguales y convivirían en el mismo domicilio con otras personas.
Según explicó la mujer a la los agentes, una vez aceptado el acuerdo, le retiró su documentación personal y la cartilla bancaria, y el trato que había aceptado nunca se llegó a cumplir. Además, comenzó a recibir amenazas de muerte y palizas si no hacía lo que él y su pareja sentimental le ordenaban o si no cumplía el horario impuesto para que ejerciera la prostitución.
A raíz de esta denuncia, los agentes descubrieron que, recientemente, este mismo clan habría captado a otra mujer de origen rumano, la cual habría sido instruida para realizar las mismas actividades que la víctima que denunció los hechos, en la misma zona de Silla.
Finalmente, en el transcurso de la operación se han realizado dos registros domiciliarios en los que se ha intervenido numerosa documentación relativa a la explotación sexual de las mujeres, que está siendo analizada por expertos policiales, 1.420 euros en efectivo, varias armas blancas, ordenadores portátiles y otros soportes informáticos, así como numerosos relojes y gafas de sol que se sospecha pudieran proceder de hurtos.