Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulada una red de narcotráfico que localizaba por GPS la droga que previamente arrojaba al mar

Han sido detenidas 12 personas de un entramado que operaba en Baleares con la modalidad "drop-off"
La Guardia Civil ha desarticulado una red de narcotráfico que introducía cocaína en las Islas Baleares utilizando la novedosa modalidad del "drop-off", que consiste en colocar un dispositivo de localización a la droga que es lanzada desde embarcaciones en alta mar con el fin de saber su ubicación exacta para poder recogerla posteriormente.
En el marco de la operación POSIDONIA, han resultado detenidas 12 personas (8 colombianos, 1 ecuatoriano, 1 paraguayo y 2 españoles) en Valencia y Menorca. Además, los investigadores hallaron en la capital valenciana un laboratorio donde los integrantes del grupo adulteraban y cortaban la droga.
Según ha informado la Guardia Civil, la operación se inició tras localizar en la costa de la isla de Formentera unos sacos que portaban cocaína que iban provistos de dispositivos GPS de localización. Posteriormente, en las islas de Menorca y Mallorca se hallaron otros sacos similares, confirmándose que todos provenían de la misma partida de cocaína.
UTILIZABAN BARCOS COMERCIALES
La organización criminal había arrojado al mar la droga para que fuera recogida más tarde, gracias a las señales que los dispositivos electrónicos instalados emitían, por otros miembros de la red, que emplearían para ello embarcaciones de recreo. El total de la droga aprehendida en estos sacos arrojó un peso aproximado de algo más de 158 kilos.
Tras esto, los agentes establecieron un dispositivo de vigilancia y comprobaron que la cocaína era lanzada al agua por barcos comerciales que realizaban la ruta Colombia-España-Italia. Asimismo, localizaron un piso en Valencia que la red utilizaba para ocultar la droga y a su vez, como laboratorio para adulterar y cortar la cocaína que recibía desde Sudamérica.
Igualmente, se pudo determinar que desde este laboratorio, a través de mulas (personas que trasladan droga oculta en su organismo), se enviaban partidas de cocaína a la Isla de Menorca donde operaba otra rama de la red.
Durante la explotación de la operación se llevaron a cabo 6 registros domiciliarios, 5 en Valencia capital y provincia y, 1 en Menorca, en los que los agentes intervinieron 1,5 kilos de cocaína, productos químicos y de laboratorio, 6 vehículos y 10.000 euros en efectivo. La operación ha sido llevada a cabo por el Grupo de Drogas de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.