Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puigdemont apuesta por una constitución catalana y descarta declarar la independencia

El nuevo presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha afirmado este jueves que descarta declarar la independencia de forma unilateral: "No está previsto. Nuestro compromiso electoral no era una declaración unilateral de independencia". Puigdemont ha explicado que su objetivo es empezar a redactar una constitución catalana y, a través de un referéndum posterior, buscar así que "una mayoría" de catalanes avalen el nuevo Estado catalán.

El plan del nuevo presidente es, según ha explicado en una entrevista de TV3, "ensanchar" la base del soberanismo fomentando la participación ciudadana en la redacción de esta norma, luego celebrar un referéndum y finalmente unas elecciones constituyentes tras las que, entonces sí, se declararía la independencia de Catalunya.
Preguntado por si aspira a ser el presidente de una eventual república catalana, ha expuesto: "Nos haría ilusión a todos pero no es lo que me planteo", ha asegurado, insistiendo en que asume el cargo consciente de que es algo temporal y con el objetivo de impulsar el proceso soberanista, no de ser protagonista.
SIN LLAMADAS
Puigdemont ha asegurado que el juramento que hizo a la hora de prometer el cargo fue "completamente legal" pese a no citar ni al Rey ni a la Constitución, y ha lamentado que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, no le haya llamado para felicitarle por el cargo.
"Tendría que ser una norma básica de cortesía del presidente del Gobierno, aunque esté en funciones. No hubiera estado de más llamar al presidente de la Generalitat si cree que soy el representante ordinario del Estado" en Catalunya, ha reflexionado, y también ha criticado que el Rey no recibiera a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell.
Por ley, Puigdemont es el represente del Estado en la comunidad catalana debido a su cargo de presidente del Govern, pero ha afirmado que no se siente como represente del Estado y el motivo es "cómo se trata a los representantes de Catalunya" desde el Gobierno central.
INJUSTA LA RENUNCIA DE MAS
Puigdemont ha considerado "injusto e inmerecido" que el ya expresidente Artur Mas tuviera que renunciar a la reelección por la negativa de la CUP investirle, y ha asegurado que no tenía ni idea que el sábado --el pasado-- le propondría que fuera él el sustituto para liderar el gobierno catalán.
Ha señalado que cuenta con Mas para que le ayude en el proceso y encontrar "la fórmula para que no sea un jubilado", pero no ha querido dar más detalles sobre les planes que tiene para el expresidente porque primero quiero hablarlos directamente con él.
“ESTOY COMPLETAMENTE LIMPIO”
El presidente de la Generalitat ha afirmado también estar "completamente" limpio y ha negado haber cometido cualquier tipo de irregularidad antes de ser alcalde, cuando en su trayectoria como periodista fue impulsor de varios proyectos comunicativos, algunos de los cuales recibieron ayudas públicas.
Afirma que las las subvenciones fueron legales, siempre antes de que la CiU de Artur Mas llegara al poder, y ha asegurado que es "falso e inmoral" acusarle de haberse aprovechado de algún cargo para obtener este dinero.
"Estoy preparado para que fabriquen cualquier cosa --contra él--. Es evidente que cuando se asume esta responsabilidad pringarás", ha reflexionado, asegurando que cualquier información que apunte irregularidades es infundada y solo para perjudicarle por su nuevo cargo.