Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ICV avisa de que tardar en "encarar el reto", hará "más difícil" la solución

El presidente de Iniciativa Per Catalunya Verds (ICV), Joan Herrera, ha avisado este martes a PP y PSOE de que cuanto más tiempo tarden en "encarar el reto" planteado por Cataluña, "más difícil lo tendrán para convencer" a la sociedad catalana que, ha remarcado, lo único que pide es poder pronunciarse sobre su futuro en un referéndum También ha advertido de que el 'no' del Congreso "no va a empequeñecer el problema, sino a engrandar la distancia" entre Cataluña y resto del Estado.

Así se ha pronunciado Herrera durante su primera intervención en el debate de toma en consideración de la proposición de ley enviada al Congreso por el Parlament en la que se reclama la delegación a la Generalitat de la competencia para convocar la consulta anunciada para el próximo 9 de noviembre.
Según Herrera, el "conflicto" entre España y España puede tener una solución "democrática" --sentarse de negociar sobre la consulta-- o "autoritaria" --"imponer el rodillo" y negar el referéndum desde postulados "electoralistas"--. Pero, a su juicio, esta última opción, aunque puede servir para "dilatar" el debate, no será "perdurable" porque la mayoría política y social catalana "no la va a aceptar".
En este sentido, ha pedido a los dos partidos mayoritarios que elijan la vía democrática y del diálogo. "Lo más inteligente debería ser encarar ese reto y cuanto más tiempo tarden, más difícil lo tendrán para convencer a una sociedad que en pleno siglo XXI reclaman poder hacer lo que hacen Escocia e hizo Quebec", ha remarcado.
"Democracia es ajustar la legalidad a realidad y no hay demanda democrática que no tenga solución política", ha proclamado Herrera, tras señalar que, "por suerte", PP y PSOE no representan hoy "la pluralidad de la sociedad española" en la que, en su opinión, hay "mayorías suficientes" para el diálogo sobre este asunto.
El viejo régimen bipartidista
Por eso ha lamentado que los dos partidos mayoritarios vayan a apostar por el "viejo régimen" y del "bipartidismo" negando el referéndum y les ha advertido de que no son los partidarios de la consulta quienes "rompen España" sino los que no reconocen a los catalanes su derecho a pronunciarse sobre su futuro.
"Quien rompe España es quien no reconoce el Estado más plurinacional de Europa, quien no reconoce el derecho a decidir, quien rescata bancos y abandona gente. La única posibilidad de que España sobreviva a sí misma es haciendo que surja la otra España la de Federico García Lorca y de Antonio Machado, que reclama en las calles democracia e igualdad", ha remachado Herrera.
El presidente de ICV también ha destacado el hecho de que ahora el 80 por ciento de los catalanes reclame esa consulta cuando su comunidad fue una de las que más respaldó la Constitución en el referéndum de 1978. "La expresión mayoritaria del catalanismo ha sido reformar España, hoy es el derecho a decidir", ha expuesto, tras subrayar que esto no es "un capricho" del presidente Artur Mas sino la demanda de "miles de personas".
Presos del anticatalanismo que han sembrado
Y ha insistido en que la solución es un "pacto" una "salida democrática" que avale la celebración de un "referéndum no vinculante acordado para iniciar un proceso democrático y no para definir en sí mismo una nueva realidad jurídica".
Así, ha vuelto a reclamar una respuesta "razonable, democrática y políticamente inteligente", es decir, que se "canalice la demanda" catalana en lugar de responder con "desprecio" al Parlament, una respuesta que, desde su punto de vista, tiene su base en que el PP está "prisionero de anticatalanismo que ha sembrado durante tantos y tantos años".
Y antes de finalizar su primera intervención en la tribuna, Herrera también ha querido enviar un mensaje a los socialistas: "Necesitamos un PSOE que no apuntale lo viejo", ha dicho, antes de apelar también a una "derecha un poquito más británica".