Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rajoy, convencido de que España crecerá más del 2,4%

Mariano RajoyEFE

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha cerrado el Debate sobre el Estado de la Nación con un mensaje de optimismo al asegurar que España está remontando y si se sigue por la misma senda económica, "España tendrá más futuro que pasado". Rajoy se ha mostrado convencido de que España crecerá más del 2,4% este año y que se podrán alcanzar de nuevo los 20 millones de empleos en los próximos años.

"Démonos cuenta de lo que tenemos. Hemos pasado una etapa de una enorme dificultad. Vamos levantando cabeza. Si hacemos las cosas con sensatez y sentido común, España seguirá teniendo muchísimo más futuro que pasado", ha proclamado el jefe del Ejecutivo, cosechando un fuerte aplauso de la bancada popular.
Rajoy ha reiterado que no recibieron una "buena herencia", que ha sido "difícil" y que España "comienza a ir bien". A su entender, se abre "una esperanza que hace años parecía impensable".
En este sentido, ha indicado que si "hacen las cosas bien" y se actúa con "sensatez", manteniendo la política de consolidación fiscal y las reformas estructurales, España podrá crear 500.000 empleos el próximo año. "Y con eso llegar al horizonte de los 20 millones de personas que ya estuvieron trabajado en nuestro país. Se puede hacer y vamos a trabajar para que se haga", ha enfatizado.
Una vez más, el presidente del Gobierno ha reconocido que quedan "muchas cosas por hacer" y que se pueden "mejorar" cuestiones en educación, pensiones o sanidad porque "todo es susceptible de mejora" pero ha insistido en una idea: "aprendamos a valorar lo que tenemos".
Rajoy, por su parte, ha explicado que el Gobierno planteará ese 2,4% en la actualización del programa de estabilidad que tiene que enviar a Bruselas en abril, aunque muchos organismos han dibujado previsiones mayores para 2015. "Creo que vamos a mandar el 2,4%, pero creo que vamos a crecer más que eso", ha dicho.
Rajoy ha considerado "injustas" las críticas sobre la autocomplacencia y ha recordado al PNV que el Gobierno siempre ha sido "realista" en sus intervenciones económicas. En este sentido, ha subrayado que cuando llegó al poder advirtió de que venían años "difíciles", con cifras negativas de crecimiento y destrucción de empleo.
Según Rajoy, sólo cuando las cosas empezaron a mejorar dijo que 2014 y 2015 serían "los mejores ejercicios económicos en muchos años", algo que finalmente se ha demostrado porque las previsiones han quedado por debajo de la realidad. "No se puede decir que el Gobierno actúe con autocomplacencia", ha aseverado.
De hecho, Rajoy ha recordado que los grandes objetivos que se marcó el Gobierno al llegar al poder fueron terminar con la sangría del paro, darle la vuelta a la situación económica y empezar a crear empleo, el gran objetivo de la legislatura. "Podrán discutirse medidas, decisiones tomadas, haber usado el decreto más o menos, pero es evidente que nos hemos aplicado para intentar conseguir ese gran objetivo compartido", ha indicado.
De la misma forma, el presidente ha explicado que al inicio de la legislatura anunció las tres primeras medidas que iba a tomar: la Ley de Estabilidad, la reforma laboral y la reestructuración del sistema financiero. "Y lo hicimos porque entendíamos que eran las más importantes", ha dicho, tras asegurar que el grueso de lo que dijo en el debate de investidura "se ha cumplido".
Así lo ha señalado en respuesta a la intervención del portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, que ha reconocido la mejora de algunas cifras macroeconómicas en España pero ha acusado al jefe del Ejecutivo de caer en la autocomplacencia y de fijar previsiones "bastante optimistas".
"Ha venido sólo con brochas de color rosa, tonos pastel", ha denunciado Esteban, tras criticar la ausencia de menciones de Rajoy a "las nubes" que hay en el horizonte o el reconocimiento de algún error, ya que la recesión puede haber terminado pero la crisis sigue ahí.
Rajoy, por su parte, ha explicado que el Gobierno planteará ese 2,4% en la actualización del programa de estabilidad que tiene que enviar a Bruselas en abril, aunque muchos organismos han dibujado previsiones mayores para 2015. "Creo que vamos a mandar el 2,4%, pero creo que vamos a crecer más que eso", ha dicho.
De la misma forma, se ha mostrado convencido de que España volverá a los 20 millones de empleos que logró alcanzar antes de la crisis, aunque sólo si se mantiene la política que se está llevando a cabo y se sigue ganando competitividad, apoyando al sector exterior y mejorando el consumo.
A su parecer, la cifra es "perfectamente alcanzable", pero es "fundamental" mantener la dirección marcada en los últimos años, algo que será mucho más sencillo ahora que no hay que aplicar medidas de austeridad "tan duras".
Rajoy ha considerado "injustas" las críticas sobre la autocomplacencia y ha recordado a Esteban que el Gobierno siempre ha sido "realista" en sus intervenciones económicas. En este sentido, ha subrayado que cuando llegó al poder advirtió de que venían años "difíciles", con cifras negativas de crecimiento y destrucción de empleo.
Según Rajoy, sólo cuando las cosas empezaron a mejorar dijo que 2014 y 2015 serían "los mejores ejercicios económicos en muchos años", algo que finalmente se ha demostrado porque las previsiones han quedado por debajo de la realidad. "No se puede decir que el Gobierno actúe con autocomplacencia", ha aseverado.
De hecho, Rajoy ha recordado que los grandes objetivos que se marcó el Gobierno al llegar al poder fueron terminar con la sangría del paro, darle la vuelta a la situación económica y empezar a crear empleo, el gran objetivo de la legislatura. "Podrán discutirse medidas, decisiones tomadas, haber usado el decreto más o menos, pero es evidente que nos hemos aplicado para intentar conseguir ese gran objetivo compartido", ha indicado.
De la misma forma, el presidente ha explicado que al inicio de la legislatura anunció las tres primeras medidas que iba a tomar: la Ley de Estabilidad, la reforma laboral y la reestructuración del sistema financiero. "Y lo hicimos porque entendíamos que eran las más importantes", ha dicho, tras asegurar que el grueso de lo que dijo en el debate de investidura "se ha cumplido".
Esteban, por su parte, ha criticado también a Rajoy por tardar tanto en poner en marcha medidas tan importantes para la economía como las anunciadas el Debate, y le ha acusado de esperar a la proximidad de las elecciones. "Más valía que hubiera elecciones cada año", ha dicho.
Rajoy, en cambio, ha explicado al portavoz vasco que en los primeros años de legislatura el Gobierno optó por mantener el estado de bienestar y que es ahora, cuando se han recuperado los ingresos, cuando puede tomar nuevas medidas que ayuden a apuntalar el crecimiento.
EL PNV CREE QUE HAY QUE RELAJAR EL DÉFICIT
A nivel europeo, Esteban ha reconocido a Rajoy que se han dado algunos pasos, aunque, a su parecer, queda camino por recorrer en la flexibilización de los objetivos de estabilidad o en el 'Plan Juncker', que sigue siendo una "incógnita".
En este sentido, Rajoy ha contestado que lo primero era poner en marcha un política nacional que apostara por la consolidación fiscal y las reformas estructurales, pero siendo conscientes de la importancia de Europa y apostando por una mayor unión económica y una mayor integración.
Aunque ha admitido que algunas cosas se podrían haber hecho más rápido en Europa y que le gustaría que la situación económica fuera mejor en los principales socios españoles, se ha mostrado convencido de que todo mejorará este año y ha reconocido que las dificultades europeas han tenido alguna ventaja para España, como la deversificación de las exportaciones.
GRECIA HA GENERADO POLÉMICA Y DISPUTA
Sobre Grecia, Esteban ha acusado a Rajoy de no ayudar mucho a encontrar una solución para el país heleno, aunque el jefe del Ejecutivo le ha recordado que las decisiones se han tomado por unanimidad.
Ha reconocido que el tema ha generado "mucha polémica y disputa" y "bastantes problemas en el conjunto de la UE", sobre todo para los griegos, aunque no ha considerado "justo" que se diga que Europa no ha tenido un comportamiento "solidario". Además, se ha mostrado convencido de que se llegará a un acuerdo definitivo.