Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dastis cesa en bloque a los embajadores que prorrogó Margallo pese a haber cumplido la edad de jubilación

Cobrarán la extra de Navidad y dispondrán de un mes más para abandonar el país
El Consejo de Ministros aprobó este viernes el cese en bloque a los embajadores que, pese a haber cumplido la edad de jubilación, fueron prorrogados en sus puestos por el anterior jefe de la diplomacia, José Manuel García-Margallo, según ha publicado hoy el Boletín Oficial del Estado (BOE).
Se trata de los embajadores en Italia, Javier Elorza; Rusia, José Ignacio Carbajal; Guinea Ecuatorial, Arturo Spiegelberg; Arabia Saudí, Joaquín Pérez-Villanueva e Indonesia, Francisco José Viqueira.
Todos ellos cumplieron los 70 años --la edad máxima a la que puede jubilarse un funcionario-- estando el Gobierno en funciones, que no los cesó con el argumento de que, precisamente por la situación de interinidad, no iba a poder nombrar a sus sustitutos y la Embajada siempre estaría mejor atendida con el embajador al frente que sin él.
DOBLE CRITERIO
Parte de la Carrera Diplomática critica esta decisión, al considerar que mina la previsibilidad en este cuerpo de funcionarios. Pero lo que ha desconcertado aun más a los diplomáticos es comprobar la existencia de un doble criterio pues, con el Ejecutivo con plenos poderes, los embajadores prorrogados siguen en sus puestos mientras se ha cesado a dos en cuanto han cumplido los 70 años (Ramón Gandarías, en Colombia y Eduardo de Laiglesia en Bangladesh).
Hasta este año solo existía un precedente de un embajador prorrogado en su puesto pese a haber llegado a la edad de jubilación forzosa, el de Carlos Westendorp al frente de la Embajada en Washington, en tiempos del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que por entonces no mantenía unas buenas relaciones con la Administración de George W.Bush.
La diferencia es que en aquella ocasión la prolongación del mandato de Westendorp se publicó en el BOE. En los cinco casos anteriormente citados no, por no considerarse necesario, ha explicado a Europa Press un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.
EXCEPTUADOS DEL LÍMITE DE LOS 70 AÑOS
Este portavoz precisa que los embajadores, por ser altos cargos, "no se ven afectados" por la regla de jubilación a los 70 años que sí se aplica para el resto de funcionarios.
Por tratarse de un nombramiento discrecional, cesan cuando el Gobierno así lo decide. Por eso, si cumplida la edad de jubilación continúan en sus puestos el tiempo que el Ejecutivo estime oportuno, "no hay ninguna obligación" de informar de esto en el Boletín Oficial del Estado (BOE), añade.
Uno de los embajadores prorrogados en su puesto pese a haber cumplido los 70, Antonio López, pidió el cese como embajador en Noruega de forma voluntaria y fue relevado de su puesto en el Consejo de Ministros del 21 de octubre, el penúltimo con el Gobierno en funciones.
Sus cinco compañeros, en cambio, podrán cobrar la extra de Navidad aun siendo cesados este mes de diciembre, según las fuentes diplomáticas consultadas. Como se hace con todo embajador cesado, dispondrán de un mes para formalizar su salida de la Embajada, organizar su mudanza y hacer otros trámites en el que ha sido su país de residencia en los últimos años.
En el caso de los embajadores en Roma y Moscú, hace más de un año que cumplieron los 70 años. Los jefes de misión en Arabia Saudí e Indonesia los alcanzaron en febrero pasado, mientras que en el caso del representante en Guinea Ecuatorial alcanzó la edad de jubilación en el mes de mayo.