Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dastis espera que Gibraltar no sea un asunto importante en la negociación del Brexit

El Gobierno presentará pronto a la UE su cotribución para la cooperación reforzada en materia de Defensa
El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis, ha afirmado este martes que confía en que el asunto de Gibraltar no sea "un tema principal, ni siquiera importante", en las negociaciones del 'Brexit'.
Dastis ha defendido que la cuestión de Gibraltar es un asunto entre España y Reino Unido, mientras que las negociaciones para el Brexit deberán enfocarse en "obtener el mejor de los resultados" para todas las partes.
Además, ha dicho no saber a qué podía referirse el ministro gibraltareño Joe Bossano cuando, en un seminario de la ONU, dijo que Espala tiene políticas franquistas hacia el Peñón. "Este Gobierno de franquista tiene poco", ha replicado, durante su participación en un desayuno informativo de Europa Press, patrocinado por Popular, IFS, Suez, Fujitsu, Telefónica, Altadis y KPMG.
Según ha dicho, respecto a la colonia el Gobierno persigue dos cosas, "asegurar que los lazos que se han ido creando entre Gibraltar y el Campo de Gibraltar se mantienen y hay prosperidad compartida", y utilizar los medios disponibles para, cumpliendo el mandato de la ONU y en diálogo bilateral con Reino Unido, "aspirar a resolver en algún momento el conflicto" y cumplir las "aspiraciones" españolas. "No creo que estemos haciendo nada fuera de lo extraordinario", ha remachado.
En cuanto a las negociaciones para la salida de Reino Unido, ha dejado claro que dependerá de Londres el que pueda haber o no un 'Brexit blando'. En todo caso, ha apostado por no dar demasiada importancia a las declaraciones, puesto que la negociación todavía no ha empezado y lo lógico es que cada uno trate de ponerse en una posición favorable para sus intereses.
Eso sí, ha recordado que para España lo primero es el acuerdo de retirada, donde los temas clave serán los ciudadanos --británicos residentes en la UE y viceversa-- y el saldo presupuestario. "Uno debe contar con que habrá momentos difíciles y habrá un poco de drama, pero vamos a trabajar para que el resultado sea positivo para todos", ha insistido.
En el plano europeo, ha remarcado que España aspira a "tomar parte en la refundación" de la UE a la que aspira el presidente francés, Emmanuel Macron, y ha admitido que para ese objetivo no sería bueno ni que el país sufriera una secesión --de Cataluña-- ni que dejase de cumplir sus obligaciones de estabilidad presupuestaria, así que espera que "ninguna de las dos cosas se haga realidad".
UN MOTOR NO SOLO FRANCOALEMÁN
En todo caso, también ha dejado claro que, ahora que el tradicional 'motor francoalemán' de la UE parece que "funciona bien", el Gobierno español quiere que "sea un motor con más elementos" y en ese contexto ha defendido la necesidad de cooperaciones reforzadas y una Europa a dos velocidades en algunos ámbitos.
Eso sí, ha querido "tranquilizar" a los líderes europeos que ven con reticencia esta posibilidad, porque eso "no va contra nadie", sino que algunos Gobiernos están "convencidos de que hay que avanzar más para fortalecer loa integración" pero creando "condiciones para que todo el mundo pueda unirse".
En este sentido, ha avanzado que el Gobierno español presentará próximamente su contribución para el futuro de la Política Europea de Seguridad y Defensa (PESD), como ya lo ha hecho para la Unión Económica y Monetaria (UEM).
Según ha explicado, se trata de que la UE se dote de instrumentos para ser un actor global, ahora que además "crecen las presiones para que la UE, que cada vez es una organización más madura, asuma sus responsabilidades en materia de seguridad y defensa" y, además, teniendo en cuenta el Brexit, dado que Reino Unido es un componente fundamental de la defensa europea.
Dastos ha puntualizado que no se trata de construir un Ejército europeo o un sistema de defensa colectiva que sustituya a la OTAN, pero sí de poder construir capacidades cuando sea necesario, utilizar mejor las infraestructuras que ya existen, como el Eurocuerpo y la Eurogendarmería, poner en común y racionalizar las compras y desarrollar una base tecnológica de la industria de la defensa.
UTILIZAR EL BEI PARA SEGURIDAD Y DEFENSA
En cuanto a los recursos financieros, cree que además del plan de la Comisión Europea y el Fondo Europea de Defensa hay que explorar otras posibilidades como utilizar el Banco Europeo de Inversiones.
La defensa es una de las políticas donde no pueden avanzar todos los países a la vez, ya que algunos tienen "especificidades" --desde los que son neutrales hasta los que no participan ya en la PESD--, de manera que el Gobierno apuesta por que empiecen quienes quieran hacerlo pero "sin poner barreras de entrada extraordinariamente grandes" a quienes se quieran sumar.
Además, en sentido contrario, ha dejado claro que no se puede plantear la devolución de competencias a países que se muestran reacios con la integración o las políticas europeas. Así, ha dejado claro que esas políticas son precisamente fruto de demandas de los países europeos --de sus gobiernos, sus sociedades civiles o sus operadores económicos-- y que lo que hay que hacer es trabajar para que funcionen bien.
"Si algunos Estado miembros prefieren, en el futuro, no aplicar determinadas acciones comunes, tendremos que ponernos de acuerdo en modificar los Tratados en ese sentido", ha dicho. De momento, ha puntualizado, no ve voluntad de dejar de trabajar juntos ni de "echar a nadie, entre otras cosas porque se puede echar a nadie si no se dejan echar".