Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cs y Podemos, dispuestos a impulsar la limitación de mandatos, discrepan sobre la forma para quitar aforados

Ciudadanos y Unidos Podemos han coincidido este viernes en la conveniencia de impulsar una reforma de la Ley de Gobierno para limitar los mandatos de presidentes, que podría ser extensible a los alcaldes con otro cambio legal, y también comparten la idea de suprimir aforamientos políticos, aunque en este segundo asunto discrepan en las formas porque el partido morado exige referéndum.
Así lo ha explicado en rueda de prensa el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, tras la reunión que ambos partidos han mantenido en el Congreso para tantear qué posibilidades hay de sacar adelante dos medidas que pactó con el PP en los acuerdos de investidura y a las que ahora está poniendo pegas.
El dirigente naranja ha asegurado que Ciudadanos y Unidos Podemos coinciden en la necesidad de poner límite a los mandatos de los presidentes y, en concreto, el partido morado ha añadido que habría que hacer lo propio con los alcaldes, una propuesta que los de Albert Rivera prevén estudiar.
REFERÉNDUM SÍ O NO
Además también consideran que la limitación de mandatos debería resolverse con una reforma de la actual Ley de Gobierno, a la que, según ha explicado Villegas, únicamente habría que introducir esa medida como una causa más de inegibilidad.
Aunque Villegas espera poder atraer a PP y PSOE a esta causa, estos partidos tienen dudas de que esta propuesta no requiera una reforma constitucional, un planteamiento que ni Ciudadanos ni Unidos Podemos comparten.
Sin embargo, la principal diferencia entre ambas formaciones está en cómo acabar con los aforamientos de diputados, senadores y miembros del Gobierno, porque mientras los naranjas apuestan por una reforma exprés sin referéndum, los morados insisten en que cualquier cambio de la Carta Magna, aunque sea puntual, debe ser refrendado por los ciudadanos. Ése es precisamente uno de los argumentos esgrimidos por el PP para resistirse a esa reforma.
(((SEGUIRÁ AMPLIACIÓN)))