Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno y el PP coinciden en criticar el viaje de Zapatero al Sáhara ocupado

Soraya Sáenz de SantamaríaTelecinco.es

El Gobierno y el Partido Popular han criticado al unísono al expresidente Rod´riguez Zapatero por su anunciado viaje al Sáhara ocupado por Marruecos para asistir a un foro promarroquí en la excolonia española. Así, la vicepresidente del Ejecutivo, Soraya Sáen de Santamaría ha afeado este viernes su decisión aun conociendo las "implicaciones" que su presencia tiene en el contencioso. Al tiempo, el portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Rafael Hernando, ha acusado a Zapatero de tratar de "sacar la cabeza" en el panorama político con sus viajes internacionales y le ha pedido "mayor prudencia y mayor sensatez" al planear visitas como la del Sáhara Occidental.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta ha recordado que Zapatero ha presidido el Ejecutivo "hace escasas fechas", por lo que "conoce o debe conocer perfectamente cuál es la situación en la zona".
Y ese conocimiento, ha insistido, debería llevarle "a abordar estos asuntos con la debida prudencia", pues aunque se trate de un viaje que haga a título "particular" quien ha presidido el Gobierno "debe conocer las implicaciones de diferente índole que tienen viajes de esta naturaleza".
Al ser preguntada sobre si consideraba una imprudencia el viaje en sí mismo, ha insistido en subrayar que Zapatero "conoce perfectamente el contencioso y las implicaciones de decidir acudir a un viaje de esa naturaleza". "Eso debería valorarse por todos antes de tomar ciertas decisiones", ha zanjado.
El polémico viaje tiene que ver con la participación de Zapatero en un foro internacional en Dajla, sur del Sáhara Occidental, organizado por una ONG suiza y que está dedicado a reflexionar sobre las perspectivas del continente africano y la cooperación al desarrollo entre países del sur.
Marruecos, que apoya el foro, lo está aprovechando para reivindicar la 'marroquinidad' del Sáhara y para poner en valor su plan de conceder una autonomía amplia a la región, mientras que la comunidad internacional se ha desmarcado del mismo. La UE no ha enviado representante alguno y la Unión Africana --a la que no pertenece Marruecos-- ha llegado a pedir su cancelación.
Y es que la UA considera que celebrar reuniones internacionales en territorios ocupados es "ilegal conforme al derecho internacional" y está "en contradicción con los esfuerzos de la comunidad internacional para resolver el conflicto del Sahara Occidental".
Hernando pide a Zapatero "prudencia y sensatez"
Hernando ha considerado que lo que un expresidente del Gobierno debe hacer a la hora de emprender viajes de este tipo "es consultar con el Ministerio de Asuntos Exteriores, con el Gobierno, e intentar respaldar la política exterior del Gobierno de España; eso es lo que debe pedírsele a una persona que ha tenido responsabilidad de gobierno".
En rueda de prensa, el portavoz 'popular' ha lamentado que "desgraciadamente, da la sensación de que el señor Zapatero intenta sacar la cabeza haciendo algunas veces algunos viajes o tomando unas decisiones en materia de política exterior, que no son precisamente en las que está el Gobierno de España".
Por ello, ha insistido en su deseo de "mayor prudencia, mayor sensatez y por supuesto mayor contacto con el Gobierno de España en cuanto a los intereses que benefician al país". "Ya sé que el señor Zapatero no tiene en su 'background' grandes cosas que aportar o que decir de lo que fue su etapa como presidente del Gobierno, pero por lo menos que en su etapa de expresidente lo haga mejor", ha finalizado.
El polémico viaje tiene que ver con la participación de Zapatero en un foro internacional en Dajla, sur del Sáhara Occidental, organizado por una ONG suiza y que está dedicado a reflexionar sobre las perspectivas del continente africano y la cooperación al desarrollo entre países del sur.
Marruecos, que apoya el foro, lo está aprovechando para reivindicar la 'marroquinidad' del Sáhara y para poner en valor su plan de conceder una autonomía amplia a la región, mientras que la comunidad internacional se ha desmarcado del mismo. La UE no ha enviado representante alguno y la Unión Africana --a la que no pertenece Marruecos-- ha llegado a pedir su cancelación.