Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cifuentes agradece la "segunda oportunidad" que le dio la vida tras su accidente

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha agradecido, coincidiendo con el segundo aniversario del grave accidente de moto que sufrió, la "segunda oportunidad" que le brindó la vida.

"Hoy se cumplen dos años de mi accidente. La vida me dio una segunda oportunidad, pero gracias a vuestro apoyo estoy aquí. Muchas gracias", ha escrito la presidenta madrileña a primera hora de esta mañana en el twitter.
El accidente de moto tuvo lugar sobre las 18.30 horas de un 20 de agosto de 2013 en el Paseo de la Castellana, a la altura de la calle Profesor Waksman. La entonces delegada conducía por el carril bus cuando cerca de la incorporación a un carril lateral de la Castellana se vio golpeada fuertemente en el costado derecho por un vehículo.
Hasta el lugar acudieron rápidamente un ambulancia del Samur. La propia delegada les explicó que tenía un fuerte dolor en el pecho. Fue intubada y sedada y trasladada a la Paz con un traumatismo torácico al Hospital de la Paz, donde ingresó en estado grave.
Ella misma reconoció meses después a los medios que durante su traslado al hospital casi fallece y que hubo otro momento ya en la UCI que se debatió entre la vida y la muerte. Pero la política madrileña resistió, a pesar de que el fuerte golpe le provocó la rotura de siete costillas, así como un hemoneurotórax (acumulación de aire y sangre en los pulmones). Fue operada para cerrarle una arteria dañada, entre otras intervenciones menores.
Una vez conocida la noticia, hasta el hospital se acercaron decenas de familiares, amigos, compañeros de trabajo, autoridades y personalidades y representantes políticos diversos, así como una gran cantidad de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Su escolta no se despegó de su puerta durante días y el propio conductor con el que tuvo el accidente se acercó al hospital para visitarle.