Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cristiano Brown y Carmen Lamana se disputarán los próximos 28 y 29 el liderazgo de UPyD para resucitar la marca magenta

Los afiliados de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) elegirán los próximos 28 y 29 de enero cuál de los dos candidatos que se han presentado al III Congreso Nacional que el partido celebrará en Alcalá de Henares (Madrid), Cristiano Brown y Carmen Lamana, cogerá las riendas del partido para tratar de resucitar la marca magenta, que actualmente sólo cuenta con una eurodiputada, 130 concejales y algunas alcaldías, entre ellas la de Novelda (Alicante).
El actual portavoz nacional de UPyD, Gorka Maneiro, que lleva al frente del partido desde principios de 2016 --primero como responsable de la gestora y desde abril como su líder--, anunció el pasado 4 de enero su decisión de no presentar su candidatura al próximo Congreso, en el que se elegirá el nuevo Consejo de Dirección, aunque recalcó que continuará en UPyD, pero, eso sí, como "un militante más".
Para entonces ya se sabía que el portavoz de UPyD en el Ayuntamiento de Las Rozas (Madrid), Cristiano Brown, iba a optar a sucederle en el cargo y poco después se conoció que Carmen Lamana, que ha ocupado diversos cargos orgánicos de la formación magenta en Andalucía, sería su rival en esa contienda de finales de enero.
Ambos tratarán de convencer a los afiliados de que son los candidatos adecuados para conseguir hacer resurgir de sus cenizas a un UPyD que comenzó su caída tras las elecciones europeas de 2014, en las que irrumpió con fuerza Ciudadanos, y que acabó por estallar en primavera de 2015 con el mal resultado cosechado en las andaluzas.
LA CAÍDA DE UPYD
Tras las elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2015, Rosa Díez, anuncia su dimisión como líder del partido y se convoca un congreso que en julio de ese año enfrentó a los entonces diputados Irene Lozano y Toni Cantó con el aspirante oficialista, Andrés Herzog, que acabó ganando.
Tras su victoria, Herzog fue el cartel electoral de UPyD en las generales de diciembre de 2015 y, mientras Lozano acabó integrándose en la lista del PSOE por Madrid y Toni Cantó revalidó escaño con el partido naranja, el partido magenta se quedó sin representación en el Congreso.
Ante estos resultados, Herzog abandonó el barco y con él la ex líder Rosa Díez y uno de sus segundos espadas, Carlos Martínez Gorriarán, por lo que el que fuera portavoz del partido en el País Vasco y único diputado autonómico que les quedaba, Gorka Maneiro, se hizo con el liderazgo de UPyD, pero tampoco logró entrar en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo en las elecciones de junio.
Será él quien dentro de una semana entregue el testigo al nuevo líder de UPyD, sea el concejal Brown, que se presenta con la candidatura 'Sumemos', o la andaluza Lamana, que hace lo propio con 'Innova', y serán los afiliados los que decidirán no sólo quién de los dos rige los designios del partido, sino quién le acompaña en esa labor, es decir, el Consejo de Dirección, formado por 21 miembros, que serán elegidos de forma electrónica.
EL LEMA: 'EL FUTURO LO ESCRIBES TÚ'
Además, el Congreso, que lleva por lema 'El futuro lo escribes tú', aprobará el informe de gestión, elegirá el nuevo Consejo Político y los órganos de supervisión y control y debatirá y votará las enmiendas y las líneas políticas que adoptará el partido para los próximos años.
Lo que Maneiro dejó claro cuando anunció su decisión de no concurrir a ese Congreso es que UPyD se mantendrá "fiel" a los principios que le han caracterizado desde su nacimiento haciendo frente "sin complejos" a los populismos y a los nacionalismos, pero también "flexible", atendiendo así lo que ocurre a su alrededor para ser "útiles" a los ciudadanos.
Sobre todo porque, según explicó, ni los partidos viejos ni los nuevos están respondiendo a las demandas de la sociedad y hay "miles" de ciudadanos que están "profundamente defraudados" con sus actuaciones. En la mano de Brown y Lamana está que UPyD vuelva a reconquistar el espacio perdido en los últimos dos años.