Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Covite denuncia a familiares de Gogeaskoetxea por enterrar al padre de familia envuelto en una bandera de ETA

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo, Covite, ha denunciado este miércoles a miembros de la familia de los dirigentes de ETA Ibon y Eneko Gogeaskoetxea --exjefes del aparato militar y logístico de la banda, respectivamente-- después de que celebrasen el entierro del padre de éstos, Gotzon Gogeaskoetxea, portando una bandera de ETA y entre vítores a la organización terrorista. La asociación ha hecho extensible su denuncia a todos los que participaron en el funeral.
En un comunicado, Covite ha explicado que los hechos tuvieron lugar el pasado lunes en la localidad vizcaína de Busturia. "Allí, decenas de personas, entre ellas niños, condujeron un ataúd envuelto en una bandera que lució el logotipo de ETA y la inscripción 'bietan jarrai'", ha detallado el colectivo, que ha apuntado que también "se celebraron diversos actos de homenaje y exaltación de la organización terrorista".
En su escrito, recuerda que el Tribunal Constitucional, en la Sentencia 112/2016, de 20 de junio, define el discurso de odio como "aquella forma de expresión que propaga, promueve o justifica el odio racial, la xenofobia y otras formas de odio basadas en la intolerancia, incluyendo la intolerancia manifestada mediante un nacionalismo y etnocentrismo agresivos como los que representa la organización terrorista ETA".
HUMILLACIÓN A LAS VÍCTIMAS
Además, ha señalado que portar una bandera de ETA en un lugar público manifiesta "una clara la voluntad de ensalzar a la organización terrorista y a sus miembros". Por todo ello, Covite ha decidido interponer una denuncia penal por un presunto delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas, previsto en el artículo 578 del Código Penal.
Finalmente, ha asegurado que "el culto al terrorismo en el País Vasco es una realidad preocupante avivada por la nula aplicación de políticas públicas de prevención de la radicalización violenta".