Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cospedal defiende alternativas tras acabarse el compromiso: "No podemos tener un Ejército lleno de soldados de 50 años"

Se compromete a buscar el consenso con el resto de fuerzas políticas para diseñar la política de personal del Ministerio de Defensa
La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha justificado este martes las políticas que lleva a cabo su departamento para facilitar un futuro a los militares de tropa y marinería que llegan a los 45 años y, por tanto, deben abandonar las Fuerzas Armadas. "No podemos tener un Ejército lleno de soldados de 50 años", ha sentenciado.
Así se ha manifestado Cospedal durante su comparecencia ante la Comisión de Defensa del Congreso después de que varios diputados le hayan expresado su preocupación por este colectivo y hayan denunciado la falta de una política más amplia que aborde esta problemática que afectará a miles de soldados y marineros en los próximos años.
Concretamente, el portavoz de Defensa de Podemos, Juan Antonio Delgado, ha hablado de "purga" de soldados y marineros que cumplen los 45 años y no han accedido a la condición de militares de carrera. "Les deja en una situación de precariedad social y sin expectativas laborales. No podemos dejar en la cuneta a quienes han hecho tanto por España", ha resaltado.
Cospedal ha explicado todas las políticas que se han puesto en marcha en el ministerio con el objetivo de que aquellos militares que sirven en la escala de tropa y marinería puedan contar con opciones laborales tanto dentro como fuera de las Fuerzas Armadas.
CONVENIOS CON INTERIOR, EDUCACIÓN Y CCAA
Además de poder acceder a plazas en la carrera militar, la ministra ha mencionado los convenios firmados con los ministerios de Interior y de Educación, así como con administraciones autonómicas y locales, para la reinserción laboral de estos militares.
Se trata, por ejemplo, de reservar plazas en Policía Nacional, policías autonómicas y locales, además de la Guardia Civil, para militares que quieren desvincularse de las Fuerzas Armadas. Estos convenios también incluyen la convalidación de títulos de Formación Profesional para poder ejercerlos en la vida civil.
Y es que la ministra defiende que los compromisos de larga duración de soldados y marineros finalicen al cumplir éstos los 45 años. "No podemos tener un Ejército lleno de soldados de 50 años", ha dicho, al tiempo que considera necesario "seguir trabajando en materia de formación para que la desvinculación" de estos militares "sea un éxito".
Además, ha reprochado a algunos partidos --aunque no ha querido especificar cuáles-- que pidan salidas profesionales para estos militares mientras Defensa ha recibido tres denuncias de sendas comunidades autónomas que han pedido la supresión del convenio para integrar a soldados y marineros en las filas de la policía autonómica o de policías locales.
CONSENSO EN LA SUBCOMISIÓN
En cualquier caso, Cospedal ha garantizado que su departamento trabajará para lograr un consenso con los partidos políticos en las conclusiones que se extraigan de los trabajos de la recién creada subcomisión para hacer frente a esta problemática. "Me gustaría que el diálogo y el consenso, con prudencia y coherencia necesarias, sean los principios de actuación de todos. Haré todo lo posible para que sea así", ha dicho.
Tras recalcar que el personal de las Fuerzas Armadas es su mejor activo, ha explicado que es "responsabilidad" del Ministerio de Defensa ofrecer a los militares "una carrera que les motive y les de oportunidades de crecimiento profesional".
"La política de personal es una política de Estado porque su desarrollo es a largo plazo. Además de ofrecer salidas a los que quieren desvincularse, también debe ofrecer oportunidades a los que quieren seguir", ha remarcado.
La problemática de los soldados y marineros que deben abandonar las Fuerzas Armadas al cumplir 45 años ha sido mencionada por varios portavoces durante la Comisión de Defensa. "Los militares necesitan urgentemente soluciones a problemas reales. Pido la máxima colaboración del ministerio en la subcomisión", ha manifestado el portavoz socialista, Ricardo Cortés.
CÓMO QUIERE SER RECORDADA
En este sentido, ha señalado que el antecesor de Cospedal en el cargo, Pedro Morenés, "será recordado como el hombre que dio la espalda a los militares y abrazó a las empresas", por lo que ha dicho a la ministra que "tiene una excelente ocasión para decidir cómo quiere ser recordada al acabar su mandato".
La responsable de Defensa no ha concretado qué propuestas va a hacer el ministerio de cara a un nuevo modelo para la escala de tropa y marinería, sino que se ha limitado a garantizar "voluntad de trabajo para que la política de personal sea de consenso".
Cortés también le ha preguntado por la aplicación del protocolo contra el acoso sexual en las Fuerzas Armadas, que fue aprobado en 2015. Cospedal ha contestado que las Unidades de Protección que se han puesto en marcha en los ejércitos "ya están creadas y tienen que empezar a funcionar".
"Este año de interinidad no ha sido bueno para ello, pero ya están funcionando en muchos sitios, seguramente no con la rapidez y visibilidad necesarias, así que nos vamos a ocupar de ello", ha explicado.
Otro de los puntos conflictivos durante la comparecencia de la ministra en la Comisión de Defensa del Congreso ha sido cuando el portavoz de Podemos ha denunciado que los militares ven recortados sus derechos sólo por su condición.
En primero lugar, Cospedal ha contestado que "el que se hace militar sabe de antemano que va a tener una forma distinta de vivir", tras lo cual ha rechazado la afirmación de Delgado y ha asegurado que los militares también tienen derechos, pero que los "ejercen de forma distinta a los civiles".